Salir con una chica más atractiva de lo que

Esto sólo demuestra que eres de mente cerrada, y aburrida. Una chica que se arriesga a salir de su zona de confort siempre será atractiva. 3. Tiene interés en la música. Dicen que los gustos musicales de una persona pueden decir mucho acerca de ella. Claro, que como en todo, hay excepciones. Saben lo que quieren. Todos hemos estado con alguna chica dentro de una boutique y tienda departamental, esperando a que salga de un probador, mientras ella se pone y quita cientos de prendas y conjuntos. Dando nuestra opinión cuando es requerida y aunque no, se nos prohíbe ir a otro establecimiento a pasar el rato. Algo que realmente no nos sorprende, ya que seguramente más de una vez has escuchado a un hombre decir que prefiere a una mujer sin maquillaje. Cosa que a muchas nos importa poco, amamos el #makeupart porque jamás ha sido un rital con intención de gustarle al hombre; sin embargo, debemos reconocer que este rasgo en particular es un poco ... Te hace linda de por sí. Una mujer atractiva le sonríe al hombre de la gasolinera, ... Razones por las que debes salir con la chica que NO te necesita. 7. Su opinión propia. ... Lo más visto. La chica retendrá tu lenguaje corporal, tono de voz, sonrisa, mirada. Son los elementos más importantes para atraer a una chica. Cómo hablarle: frases. Lo que importa no es lo que dices, sino cómo lo dices. En una situación dada, cuando logro seducir a una chica, es porque conseguí decir palabras con una actitud atractiva. No se guiará por el físico únicamente, ya que no es el típico chico pasional que sólo quiere llevar a una chica bonita a su cama. Claro que sumará puntos si es atractiva, pero realmente se toma el tiempo buscando otras cualidades, dependiendo de lo que busque: que sea segura, inteligente, divertida…o cualquier otra cosa. No obstante, debes saber que quizás considere que la ubican como una mujer fácil, por lo que podría rechazarte en algún momento si la invitas a salir o simplemente acepte, pero quizás podría jugar con tus sentimientos y solo tomarte por un momento de diversión. Si esperas más tienes que conocer lo que busca en sus citas, por lo que ... Cómo ser atractiva. Cualquier persona quiere sentirse atractiva y tú mereces verte y sentirte bien. Por suerte, hay muchas formas de atraer a otras personas, de modo que cualquiera puede ser una mujer atractiva. La mejor forma de volverte... 'Una vez, una chica muy guapa se me acercó en la calle, tenían delante a una mujer que consideraban atractiva y descendían cuando ésta. ¿piensas que una mujer debería salir sólo con hombres más altos? sí No te sientes merecedor de una mujer atractiva y mucho menos más. A continuación te presentamos algunas cosas que puedes hacer para ... Cómo salir con una chica que es más alta que tú. Un tabú que ha existido desde hace mucho tiempo es que un hombre siempre debe ser más alto que su pareja o al menos de la misma altura. Pero debido a que las normas y los estereotipos de...

Madre e hijo con derecho quieren que me expulsen, porque robe y viole a su novia

2020.06.25 01:49 redhood836 Madre e hijo con derecho quieren que me expulsen, porque robe y viole a su novia

Hola esta es mi segunda historia espero que les guste
Esto a principios de este año
Elenco
Yo: spiderman pero no se lo digan a nadie
Hd:hijo con derecho
Md: madre con derecho
Ch:chica linda
R: Rector
E: entrenador
Bueno como ya sabrán por mi anterior publicacuon tengo 17 y soy bastante "atractivo" ago ejercicio y tengo buen cuerpo
( perdón si alguien piensa que me echo muchas flores, no es así, si no que por mi físico y como soy se supone que soy bastante atractivo)
Bueno como sabrán ago boxeo y calistenia y soy bastante popular en mi escuela (no creo eso, soy popular en mi casa y apenas) por esto y mi cara muchas chicas se me declaran y esto conlleva a que un grupo de hombres me tengan odio
Empezamos
Yo entro tranquilo y normal a mi colegio (tengo un ford gt, lo que me da más popularidad no se porque, si supieran que es de segunda y yo y mi padre lo arreglamos es muy bonito y estoy orgulloso de él jeje) con mis amigos que también son "atractivos" somos un grupo bastante popular en mi colegio, somos como los bts o algo parecido pero en realidad a nosotros no nos importa mucho es
Mi grado se divide en 4 salones y en esos el 80% por ciento de las chicas se me han declarado pero yo las rechazo todas
Hay un muchacho en el 3 salón que esta enamorado de ch pero lo que el no sabe es que CD esta enamorada de mi
Cuando el descubre esto se pone super furioso y cuando estoy con mis amigos y ch (por cierto la conosco desde hace unos años así que no es la tipica chica nueva pero HD si es nuevo)
Hd: hey idiota
Me dice y yo me doy la vuelta, lanza un golpe muy lento que esquivo con facilidad (e practicado box por 3 años y soy bastante bueno)
Yo: cuál es tu problema
Mis amigos y yo nos levantamos, quedo frente a HD mido 1.79 y el como 1.77 así que somos bastantes parejos pero se nota que soy más grande
Tengo una cara serena y tranquila
HD lanza otro golpe que esquivo
Hd: no esquíes marica
Yo: dejame en paz eres retrasado o que?
Ch: dejalo HD!!!
HD : te voy a reventar te robaste a mi novia y abusa te de ella!!!!
Yo: que coño????
Ch: ya te dije que no me gustas ahora vete y no vuelvas
HD me tira otro golpe este lo agarro con la mano le doy un jab (golpe rápido) en el centro del pecho
Todos los del alrededor se imprecionan incluso ch y mis amigos
Hd: hijo de pura, no me la robaras
Y sale corriendo, mis amigos, ch y yo nos volvemos a sentar y nos reímos un poco de lo que acaba de pasar
Ch: estas bien?
Yo: si tranquila
Ch me da un abrazo y me pide perdón
No lo había dicho pero Ch es mu linda y atractiva miede 1.70 tiene un pelo negro y unas gafas que le quedan muy bien y vive en el mismo lugar que yo
Pasa el tiempo y todos los días HD me sorprende intentando me dar golpes pero no logra hacer nada un día cuando íbamos de salida yo, mis amigos y Ch Nos estábamos dirijiendo hacia mi carro cuando de repente aparece hd
Hd:vamos Ch vine a rescatarte
HD la coje del brazo muy fuerte y la empieza a arrastrar
Ch: sultame inserte mi nombre y los de mis amigos ayúdenme
Yo ya cansado le doy otro jab en el pecho a HD y lo someto contra el piso
Yo: ya me canse de ti idi***
Ya estaba muy furioso por todo y eso fue la gota que derramó el brazo
Hd: Ch quedate ahí ya voy por ti mi novia
(si dijo eso)
Ch: dejame en paz!!! No me gustas tu me gusta inserte mi nombre
Yo la miro con cara de wtffffff
(como ya dije somos un grupo de yo y mis 3 amigos que somos bastante atractivos pero yo soy el más equilibrado en todo eso me da un toque excepcional repito no es por echarme flores y del que menos pensaba que ella estaba atraída era yo)
Soy muy idiota con eso de las indirectas así que no supuse nada
Ch me mira se sonrojar y se sube al auto
Yo : ya ves idiota ahora largate de aquí
Lo dejo y se va corriendo, nos subíamos al auto y nadie dice nada asta que llegamos y dejo a todo mundo
Yo quedo en las nubes pensando en Ch
Al día siguiente llego normal a la escuela y me llaman a la rectoria
R: hola inserte mi nombre te llame aquí para
Md interrumpe
Md: tu hijo de puta tu fuiste el que le pego a mi bebé y robo y violo a su novia
( si me estaba acusando de violarla)
Yo: queeeee?
HD estaba en una esquina y apenas me vio sonrio
Yo: hijo de perra
R: tranquilos todos ahora explíquenme que paso
Md: este idiota le pego y robo la novia de mi hijo quiero que lo expulsen y llamaré a la policía
R: es cierto
Yo: no, usted sabe quien y como soy yo no ago eso
Conosco a R desde que entré al colegio, mi hermana estudiaba antes ahí antes de entrar a la universidad y se hizo bastante conocida así que cuando vio mi apellido enseguida me aceptó en la escuela y lo e ayudado en muchas cosas
R: bueno revisemos la camaras
Si había cámaras en todos los lugares donde HD estaba intentando golpearme
Md: n...no hace falta mi hijo nunca mentiría
R no le hizo caso y miro se nota a como HD siempre empezaba
Md y HD tenían las caras pálidas y se fueron
Md: a... A... Adiós
Y se fueron R se disculpa conmigo u me deja ir
Al salir me encuentro a mis amigos y a Ch
Ch: que paso estas bien
Yo: si gracias ya lo solucione tranquila
Ch me mira, me abraza y se va
Yo y mis amigos seguimos el día normal
Unos días después yo estoy en el gimnasio/box
(si no vieron mi anterior publicación mi gimnacio y el box son uno solo)
Estoy yo entrenado cuando aparece HD y md
Md: tu hijo de punta vas a pelear con mi hijo ahora mismo
No la confronte solo subí al ring y espere a HD, ya estaba cansado de tanto hablar solo quería noquear lo
HD sube y tien todo un equipo puesto yo solo llevo puesto los guantes
Hd: hoy mueres hijo de puta
Yo: jajajajaja empieza para ver
Se me a balanza encima, yo soy fan de Ali así que copie un poco sus movimientos, soy rápido y siempre me estoy moviendo y HD solo corre hacia mi como un rinoceronte
Lanza un golpe y lo esquivo fácilmente
E practicado box por mucho tiempo ahora mismo estoy a un nive profecional
Lo noque en con dos colpes un jab al estomago y un gancho muy fuerte a su cara que lo deja cao
Md: imposible, hiciste trampa!!!! Te voy a demandar
Md y HD se van
Al día siguiente estoy en la escuela y me entero de que un amigo mio estaba en el gimnasio y yo no sabía el grabo la pelea que fue literalmente 2 minutos y se hizo viral en la escuela
Ahora soy mucho más popular y cuando estaba caminando con mis amigos y CH me encontré con HD y el solo me vio y corrió
Una noche en mi casa ch se me declaró y me dio un beso en los labios quede en shock pero le dije que ya tenia novia y que lo siento mucho
Ella entendió y me dijo que siempre esperara por mi
Eso es todo espero que les alla gustado tengo muchas más historias solo me tienen que decir si quieren que ls suba
submitted by redhood836 to padresconderecho [link] [comments]


2020.05.12 00:58 DanteNathanael Mi experiencia con la dependencia emocional

Más que nada, escribo esto con la motivación de escribir la experiencia por la que he estado pasando, para ayudarme a mí a saber en qué punto me encuentro, y que si puedo hablar de algo así, y el nivel en que lo haga, para verificar mi progreso, pero también para proveer mi vida como un ejemplo si eso es algo en lo que ustedes tienen interés en o también han experimentado en su vida. Finalmente, no se trata de curar, ni de juzgar, solamente de demostrar que no estamos solos, y que si se puede, aunque muchas veces no sepamos ni por donde.
Creo que he estado así desde mi infancia. Nunca desarrolle por completo un sentido de valor propio, todo siempre dependía de la forma en la que otros me trataban. Como un niño mimado, que cualquier cosa que hiciera era una de las cosas más maravillosas que alguien haya visto, con una imaginación y un intelecto un poco raro, pues las personas se sorprendían y me querían mucho, al punto de sobreprotegerme y nunca alentarme a perseguir lo que realmente quería hacer. Supongo que empezó cuando quería tocaaprender música, y el apoyo fue mínimo porque según no había dinero y también porque "iba a desperdiciar mi vida."
Siendo alguien muy sensible y sentimental, pues todo eso me fue afectando más y más y más, hasta el punto que nada de lo que hacía me hacía sentir bien—de lo que realmente quería hacer—porque no configuraba con las expectativas que las personas tenían de mí. Y al no tener ese amor que tanto necesitaba, empecé a conformarme con hacer las cosas que ellos querían, con tal de recibir amor, pero eventualmente esto también me cansó y me volví muy cínico. Me empecé a mentir sobre mi vida, sobre que nadie me quería porque yo sí perseguía mis sueños, que era autentico, blablabla. Y también empezó a volverme muy cobarde, puesto que no contaba con el soporte de nadie si alguna vez caía o fallaba. . . . Y obviamente, también me empecé a resentir y querer venganza en contra del mundo, porque a uno de sus mejores niños lo había puesto en una vida deplorable para él. Sentía que nadie me comprendía, que nada de lo que hacía estaba bien . . . y por ello, todavía más, me volví más dependiente del amor y cariño que recibía, aunque fuera solo de una persona . . . y en ese momento descubrí lo que eran las relaciones.
Todas mis relaciones se pueden resumir en una singular historia: todo empieza bien, descubren que detrás de la fachada hay un niño amoroso, romántico y lleno de vida, lastimado y que quiere una relación. Con el paso del tiempo, mis miedos y resentimiento empiezan a brotar, ellas tratan de ayudarme, pero eventualmente la fuerza de esas emociones negativas es tanta que también las empieza a afectar, mezclándose con sus propios problemas, para terminar en un gran derrumbe invisible. Y el ciclo se repetía.
Desde la primer relación fallida (ahora son 4) me cansé de esto, pero no sabía por donde empezar. Y por esto empecé a obsesionarme con saber qué estaba pasando, y mis refugios fueron la filosofía, y eventualmente, la psicología. Pero volví a la mala costumbre de creer que los que estaban mal, los que me debían algo era el mundo, pero no era así, pues las personas son las personas y uno mismo es uno mismo. Y entonces, repetí el ciclo una y otra vez.
No fue hasta que terminó catastróficamente mi tercera relación, con Dariana, que decidí que ya era suficiente. Pero no tuve la fuerza suficiente para seguir con mi proceso, y de nuevo me hundí a depender de las personas. Me la pasaba días enteros queriendo que alguien me hablara. Empecé a considerar que mientras más bella fuera la persona, más valor como persona me estaba dando a mí, que mientras más dedicado fuera a alguien más, más valdría como persona. . . . Por su puesto que esto ultimo es verdad, pero si se hace por hacerlo, por gusto, no porque se espera obtener el amor que a uno mismo le hace falta. Y entre otras muchas creencias de gente pendeja que empezaba a creer en mi mente para justificar mi estado, para justificar mi dependencia emocional—la más cagada era esa de que "era un alma en pena, sin hogar, sin donde encajar, que estaba destinado a morir de amor, pues era lo mejor que hacía," JAJAJA.
Eventualmente me volví aún más cínico, no dependiendo de absolutamente nadie y haciendo lo que se me diera la gana, rechazando amor por todos lados y tratando de encontrar una solución a lo que quería hacer.
Y llegó sexto año . . . avanzado. Todas las vacaciones anteriores a entrar en el ciclo 2019-2020 me la pase casi sin hablar con nadie, más que jugando, escribiendo, llorando, recogiendo migajas de donde pudiera, pero realmente sin aprender nada, pero esto ultimo no lo sabía. Pero bueno, según yo ya estaba bien. Hasta me metí a una ETE, porque honestamente creía que podía, y si podía, todavía tenía tiempo de sobra, tiempo para sentirme miserable, lo cual no me gustaba para nada, pues necesitaba huir de mis emociones. . . . Y toda la historia que viene a continuación tendrá sentido al final. No se preocupen.
El punto que entré a sexto y me empecé a juntar con una de las únicas personas que conocía, Itzel. La verdad pensé que al entrar me quedaría solo un buen rato, pero estando en la puerta, me hablo y tomó de la mano, y pues me sentía muy bien, porque nunca había hablado con ella bien, nadamás nos conocíamos de vista, pero como en quinto estuve con Dariana todo el año, pues en ella me encerré, dejando incluso a mi grupo de amigos, los Tonas Brothers, a un lado. Dentro del salón, con mi ego hasta el cielo, un ego frágil y absolutamente dependiente, y empecé a instintivamente buscar chicas que me gustaran, incluso se las dije a Itzel. Jajaja. Y bueno, eran 2, C. y A., muy diferentes en personalidad, pero el mismo arquetipo de cuerpo por el que alguna razón tenía mucha atracción a. Eventualmente me decidí a querer decirle a la que más creía que me gustaba—que en realidad era la que más tenía contacto con—C. Pero no lo hice por un tiempo.
Después, de la nada, empecé a notar risas de una parte del salón, y note que venían del otro lado, por en medio . . . era Isaac y Ashley. En ese momento le dije a Itzel que me gustaría hablarles, porque me parecían lo más sinceros del salón, y también los más divertidos. Unos pocos días después fue que noté que con ellos estaba una chava que no había visto nunca antes, preciosísima . . . pero eso no fue lo que me llamó la atención. Había algo en ella que me llamaba la atención mucho más que en cualquier otro de mis simples caprichos físicos, y no sabía que era. De vez en cuando la buscaba en el salón, pero casi no la veía. Se convirtió en mi sueño, pero nunca creí que le gustaría. La veía demasiado preciosa, demasiado fuerte, demasiado brillante y feliz como para que se fijara en un mequetrefe como yo. Y por una parte, sentía que de alguna manera no estaba encajando ya con Itzel ni Fernanda . . . pero era porque mi necesidad, mi dependencia emocional, estaba empezando a nacer de nuevo. Y por la otra, Itzel me estaba diciendo que si yo me le declaraba a Camila, ella se le declararía a su crush. Como no tenía nada que perder, y pensaba que esta diosa nunca me iba siquiera a hablar, pues acepte.
En ese momento, no se qué fue primero, pero creo que hicimos equipos en Química, y yo siendo un total antisocial, no asistí a la clase en la que fueron hechos los equipos, así que me vi relegado a armar uno fuera de tiempo. En ellos se metió una amiga que ahora quiero mucho, Adally, el manitas y finalmente ella, Karla, mi sueño. . . . Obviamente mi emoción fue grande, pero realmente me relege a no querer demostrar que me interesaba, porque, para empezar, no sabía porqué me interesaba tanto. Claro, era una preciosura físicamente, se vestía bien poca madre y su personalidad irradiaba un aura bien chingona, pero no era solo eso . . . sabía que me gustaba por otra cosa más allá de su cuerpo, de lo que se podía ver. Y por la otra, Itzel y yo ya habíamos hecho esa intención. Y yo sin esperanza con ella, pues simplemente lo deje ir sin mucho. Pero mi corazón se seguía emocionando cuando hablaba con ella en esa clase, y solo era esa clase, y solo era una vez a la semana. Creo que hubo una semana en la que no hubo clase en el laboratorio, y estuve muy pinche triste porque wey, era el único momento que le podía hablar y estar cerca de ella. Aparte de todo, era muy linda conmigo, bromeábamos un poco. Recuerdo muy bien que nos dijimos que nos andaba del baño. Para cualquiera es una pendejada, pero para mí fue lo mejor de mi puta semana. Jajaja. También en mi cumpleaños, Karla me mandó un mensaje y estuve bien bien bien pinche feliz. Era lo único que necesitaba en mi vida.
Ash e Isaac iban en Italiano conmigo, y un día, de la nada, me hablaron. Como sabía que ellos estaban con Karla, y aparte porque me caían instintivamente bien, algo muy raro, pues me junte con ellos, aunque fue un poco incómodo al principio. Y me empecé a juntar con ellos un poco.
Y entonces empieza uno de los más grandes fiascos que he hecho en mi vida.
A Monse y a Itzel les mostré algo que estaba empezando a escribir, una carta. Había hablado un tanto de C. con ellas, también con Xally, porque pues no tenía nada mejor que hacer, la verdad, no era para nada wow. Al principio si fue para ella, pero con el paso de la pluma me dí cuenta de que en realidad no me gustaba. Lo único que me llamaba la atención era su cuerpo. Y pues así al chile que hueva. Pero después empecé a pensar en Karla, y uts, la pluma salio corriendo y tenía una carta lista en menos de 5 minutos. Aquí está una transcripción, con unas explicaciones entre corchetes.
"Fue creciendo poco a poco, criado en la obscuridad de mi inconsciencia, entre callejones y andenes en donde hacía tiempo no me asomaba. Al caminar el reloj, salió más y más a la luz, en las arteriales avenidas de mi percepción te encontrabas tú. Empecé a notar tu existencia. (Al principio ni la había notado, como ya mencioné.) Buscaba el veneno de tus ojos y de tu sonrisa sin realmente saber por qué. Creía que me habías gustado, encantado a mis sentidos. . . . (Química.)
"Buscaba . . . pensaba en acercarme a ti, pero no tenía una razón concreta. (Se supone que solo eramos equipo de química, ni amigos cercanos.) Después, note que tu presencia, para mí, era exactamente eso, tu presencia. La encarnación en la periferia de otro ser, de otra alma que por Poisson o Destino>! (aquí, Poisson se refiere a la probabilidad estadística de que en mi vida, en el recuadro de tiempo y espacio que habite a través de ella, Karla pudiera haber aterrizado . . . aunque, en realidad, debería de ser "Poisson y Destino," porque con Destino me refiero a aquello inconsciente en ambos que nos guió hasta ese punto en nuestra vida, pues las coincidencias no existen)!< había coincidió en espacio-tiempo mutuamente con la mía. No eres una idea, una vasija en la cual vaciar mis propias motivaciones y deseos,>! (al principio no lo era, pero después, se volvió evidente que sí)!< eres una imagen clara y táctil, una persona real que no necesito elevar a divinidad para poder apreciar que eres encantadora. (Tres dice lo contrario.)
"Quizás se note, (yo digo que sí, demasiado) que me pongo nervioso contigo, que no puedo sostener tu mirada y mi voz flaquea continuamente si de referirme a ti se trata—y ni hablar de las sonrisas estúpidas que se me dibujan y los brotes de sangre que dilatan los tejidos de mi cara. Lo cual no es tanto por cómo me siento hacía ti, si no en lo que sentirías si lo supieras. Por lo que considero este escrito un tipo de suicidio, una confesión de algo que para mí tiene los matices de un crimen . . . me entrego a salir de las sombras de mi silencio hacia los aluzamientos de tu consciencia, con el único propósito egoísta de no permanecer callado. (Ay, Dante. . . . Oh, esperen, ahí viene lo mejor:) E incluso lo hago cobárdemente, a través del lenguaje escrito, porque a) en persona me derretiría, b) se me olvidaría qué decir y c) no tengo que huir o esperar a que me escuches incómodamente. (Ja. Esto nadamás lo puse para hacerme sentir menos peor a mí mismo.)
"Pero si, C., me gustas. Y no he podido detenerme de decírselo a todos, (esto si es verdad, a muchos, en algún punto les mencioné algo de C., porque finalmente no estoy diciendo que no me gustaba, aunque fuera solo físicamente,) porque es más fácil hacer eso que decírtelo a ti, aunque no haya nada bueno en suprimir algo que disfruto sentir." (Aquí hablo de nuevo de Karla: era más fácil decirle a otra persona que me gusta que habérselo dicho a ella misma.)
Alguien alguna vez me dijo que cómo había podido escribirle eso a alguien que ni siquiera le hablaba. . . . Bueno, en vez de "C." pongan "Karla" y todo va a tener sentido. Por esta razón fue que le enseñe la carta a mis amigos. Era una confesión secreta, porque Karla era mi amiga, y no quería arruinar nuestra amistad con que me gustara. Me sentía estúpido, porque creía que no le gustaba, y después pensaba que me había gustado simplemente porque me había tratado bien y era dulce conmigo, o solamente por su cuerpo.
Pero luego, como todos saben, el 25 de octubre finalmente rompí el silencio y a todas mis amigas mujeres les dije que me estaba gustando Karla—Xally, Itzel, Monse. Al día siguiente fui con mi papá a Querétaro, y todo el trayecto me la pasé pensando en ella, hasta estaba de buenas, fotografíe todo, y a pesar de estar cansado, me quedé hablando con ella hasta las 2-3 de la mañana. Fue a la 1:21 del 27 de octubre del 2019 que la última vez que me enamoré empezó. . . . Nah, estoy exagerando, pero aquí va el porqué.
Con el paso del tiempo, noté que tenía la grandísima necesidad de solamente estar con Karla, hablar con Karla, lo que fuera. Me hice dependiente otra vez, pero esta vez ya no quería para nada eso. Estaba consciente que dentro de mí tenía que haber un proceso por el cual tendría que pasar, en el que no podría depender de ella, no podía sostenerme en ella, no tenía que sufrir por ella, y hasta cierto punto hasta alejarme de ella, porque me estaba volviendo lo que no quería, y no realmente por su culpa. Pero como siempre, los miedos empezaron a crecer dentro de mí . . . "pero que tal que se va con alguien más," "que tal que me odia por no estar listo" y, el mejor de todos, "no merezco su amor por el estado en el que estoy."
He hablado antes de esto, y de cómo a pesar de todo, merecemos amor, sin importar el estado en el que estemos. . . . Pero algo muy diferente es recibir este amor, especialmente cuando eres emocionalmente dependiente, pues para mí, solo la aprobación y el cariño de Karla me hacían sentir bien. Podía estar rodeado de personas maravillosas, amigos y familia, pero nada de ellos me llenaba tanto y me hacía sentir tan bien como que ella lo hiciera, que ella me lo diera.
Cuando empezó todo el pedo de los paros, nuestra relación tuvo un gran pico de felicidad, todo iba bien . . . hasta que sucedió que no pude mentirme más en cuanto a cómo me sentía, y el 14 de diciembre del 2019 le dije cómo me sentía realmente, con el propósito de dar a entender mi posición con respecto a todo lo que había venido ocultando. No fue para nada bueno. Mi dependencia emocional estaba a trote cuando dejamos de hablar tanto. Literal, los pensamiento de que no era suficiente, de que no estaba siendo lo suficiente amoroso, que simplemente no valía la pena como persona si Karla no estaba conmigo, se dispararon por meses, hasta que regresamos a la prepa. Entre tanto, no quería para nada enfrentarme a mis miedos, pues me estaban destrozando, no podía pasarme ni un minuto tranquilo, siempre tenía que estar haciendo algo, hablando con alguien, quería absolutamente destrozarme, suicidarme, todo era mejor que tener que enfrentarme solo a lo que me esperaba, y que estaba seguro tenía que hacer, para poder estar bien, y no depender de ella, y quizás, así arreglar nuestra relación. Todavía iba a Prepa 2 a la ETE, pero era demasiado cansado. Todos los días, el trayecto, el no tener mensajes largos con ella, el que la sintiera tan distante, me estaban absolutamente destruyendo. Ya no tenía a nadie para avisarle que ya había llegado, que ya esto, que ya aquello, mi humor se fue al carajo, y eventualmente deje de ir por completo. Me había ganado absolutamente todo.
Cuando entramos, trate de arreglar las cosas, pero para nada funcionó. Me super emputé y mandé absolutamente todo a la verga. Ese fía me fui a tomar y creo que me puse super mal. Tenía una amiga que use para no estar solo. Con el tiempo la empecé a querer, porque me parecía una buena persona, pero la única razón por la que le hable fue porque no podía conmigo mismo, necesitaba a alguien que me distrajera del hecho de que me la pasaba revisando todas las redes sociales de Karla, porque simplemente estaba tan desesperado, tan cansado de cómo me sentía, y trataba de alentarla, de que me dijera que me quería, y las veces que lo hizo, me sentía super bien, pero sabía que la forma en la que obtenía que Karla me dijera estas cosas no estaba bien. Entonces empecé a tomar más, de no ir a clases, de simplemente tratar de ignorarla, de superarla, porque yo simplemente, en mi dependencia emocional, creía que ya no me quería.
Obviamente todo esto era una mentira. Y es por eso que hablo tanto de ella en este tipo de post, y el porque digo que ella fue la que cambió mi vida.
Verán, que dependas emocionalmente de alguien no significa que no ames a esa persona, y viceversa, también no significa que realmente la ames. En mi caso, en realidad si la amo, y es por eso que empecé con todo esto. Desde cierto nivel, el amor siempre es un sacrificio, pues es un pacto . . . y ella también me amaba, en algún punto, algo que totalmente arruiné. Ella sabía que ninguno de los dos estaba listo para tener una relación, y dimos de lo mejor de nosotros, hasta que simplemente no pudimos más, y el rencor, la desesperación y la frustración nos llevaron a finalmente "romper lazos no oficialmente." ¿Y esto que tiene que ver? bueno, que simplemente, si no fuera por el haberle hecho tanto daño, el haberla decepcionado, mentido, acusado, etcétera, no tendría el propósito de cambiar, de simplemente dejarme de mamadas y seguir adelante, cueste lo que cueste.
Pero claro y por supuesto que tengo un chingo de miedos. Finalmente, pues la amo, ¿no? y cuando uno ama, uno es muy vulnerable, uno se imagina toda sarta de estupideces y le teme a muchas cosas reales, porque, a final de cuentas, nunca fuimos novios, todo era una promesa muy truculenta. Y ahora mucho menos, ella se puede ir en cualquier momento con otra persona, y no tendría absolutamente nada que reclamar, porque para empezar, fue mi culpa el no haberme preparado con anticipación para cuando llegará, el no haber sido sincero en cuanto a lo que estaba pasando, etcétera. Y es por eso que tenía tanto miedo siquiera de empezar todo el proceso. Pero pues ahora, como tal, no me queda de otra.
Y bueno, a todo esto, ¿qué es la dependencia emocional? Bueno, la verdad es que todos somos emocionalmente dependientes, pues todos queremos sentir algo, sea respeto, amor, temor, lo que sea—amor siendo uno de los principales. Pero los que están emocionalmente sanos reciben esas emociones de si mismos. Puede parecer no intuitivo, pero como la confianza, es una habilidad que puede ser trabajada en, adoptada y aprendida en cualquier punto de nuestras vidas. Y como tal, cada quien tiene una manera de alcanzar eso que se llama amor propio. Pero, ¿qué es el amor propio? Según Google, el amor propio es la "consideración y estima que una persona siente por ella misma y por la cual espera ser considerado y estimado por los demás." Siento que esperar aquí es algo muy sensible, pero hasta ahora es verdad. Y, entonces, ¿cómo es que uno desarrolla amor propio por si mismo?
Seguiré hablando de mi experiencia.
El amor propio es la habilidad para estar solo y funcionar solo. Esto significa saber cómo procesar todo de manera independiente si no se tiene a nadie cerca, el no perseguir placeres básicos, como hablarle a nuestros exes cuando nos sintamos solos, o refugiarnos en la bebida, o en la comida, o en la vida en si. Es encarar todo lo que se siente. hacerse responsable de ello y dejarlo ir. Es aceptar que a pesar de todo, uno es posible de recibir amor, y hasta que alguien lo haga, tenemos que dárnoslo nosotros mismos.
¿Cómo es que estoy construyendo mi amor propio? bueno, ocupándome de mí. La confianza es muy atractiva, esto es porque la confianza es un signo de amor propio en una área. Ahora imaginen amor propio en todas las áreas. Es por esto que muchos homosexuales llaman la atención de mujeres heterosexuales a pesar de que sea, a veces, fácil ver que los chavos son homosexuales, porque el salir adelante como algo que está visto mal socialmente, perseguido solamente por el cómo son y lo que hacen, necesita de mucho valor y aceptación propia. Esto es la clave, aceptarnos como somos. El problema viene cuando la aceptación de lo que somos nos hace encarar eso en lo que somos insuficientes. Pero, de nuevo, no olvidemos que no importa cómo estemos, somos merecedores de amor. Pero entonces significa darnos amor, y darnos amor es, inevitablemente, crecer. Cuando amamos algo nos encargamos de ello. Imaginemos a nuestra mascota, a quien la creemos inocente y merecedora de todo nuestro amor, y la cuidamos mucho más que a nosotros, le compramos comida, le hablamos, le decimos cuánto lo queremos, aunque a veces puede que se cagué por todos lados o se coma algo que no debiera. Y bueno, lo mismo es con nosotros. Amarnos significa saber lo que merecemos, lo que podemos tener, y encargarnos de lo que tenemos que hacer para vivir plenamente, "como merecemos:" es bañarse, hacer ejercicio, comer saludablemente y a horas iguales, dormir bien, no pensar cosas negativas de nosotros, no arrastrarnos por alguien que ya ni nos quiere, bailar, salir a la lluvia cuando llueva, lavarse la cara, peinarse, arreglar nuestra casa, aceptar regalos, dejar de perseguir cosas que solamente nos hacen odiarnos a nosotros mismos (como, por ejemplo, había días en los que me terminaba odiando, porque según yo no tenía nada que hacer y me puse a ver algo, pero terminé mucho más cansado que antes de hacerlo), y todo lo que se nos pueda ocurrir, la definición y lo que tenemos que hacer nuestra. Pero, empero, esto todo debe de ser soportado, basado en la premisa que también, dentro de nosotros, estamos trabajando en la manera en la que pensamos de nosotros mismos, y como tal, en las relaciones que tenemos con conceptos como "amor," "amistad," "valor," etcétera. Por ejemplo, una creencia de que "las relaciones son difíciles," está basado en el hecho de que antes puede que hayamos experimentado algo así, y simplemente lo aceptamos, porque nos veíamos como difíciles de mantener y complacer. Esto fue lo que paso con Karla. Al principio, yo no creía absolutamente nada negativo de ella, sin embargo, sobre todo esto, tenía la creencia de que "nadie me entiende, nadie me quiere y nunca me podrán perdonar . . ." ¿y qué fue lo que pasó? exactamente eso. Y no obstante, no solamente esa creencia se hizo más fuerte, también se empezaron a crear creencias especificas a ella, basadas en el comportamiento que, hasta cierto punto, YO estaba provocando.
Ahora, todo esto no significa que no vamos a hablar con nuestros amigos, conocer personas, salir, bailar, ser felices, así como tampoco que no vayamos a recaer otra vez. Lo único que significa es que vamos a dejar de depender de otras personas, y dejar, en el caso de las relaciones amorosas, no perseguirlas por un rato, darnos un respiro y la oportunidad de conocernos y mejorarnos. Finalmente, esto es lo que me impulsa, la certeza de que no importa cómo ni cuando, siempre y cuando complete lo que estoy haciendo, sin importar que extraño tanto a Karla, algún día podría casarme con ella, o con otra persona. Pero los beneficios de esto no solamente llegan hasta ahí, las relaciones en general, familiares, amigos, compañeros, extraños en la calle, mejoran increíblemente. Nos es posible ya hacer lo que queramos sin el que dirán, y realmente dedicarnos un tiempo para nosotros mismos, porque no es lo mismo estar solos que tener un momento a solas.
El día en el que escribo esto, subí una foto a mis redes, algo que en mi puta vida hago. Jajajaja. Pero tuve muchas dudas al hacerlo, porque para empezar, la foto me la tome así de la nada, casi despertando, y después, me dieron ganas de subirla. Mi primera duda fue de si lo hacía para llamar la atención, la cual pues obviamente no era la razón. Después, empecé a decir "bueno, quizás no sea mi intención llamar la atención, sin embargo lo voy a hacer, ¿realmente podré controlar mis instintos?" Y pues afortunadamente si. Digo, he contestado los mensajes con un sticker de Kirby dando florecitas, como en señal de gracias, pero a partir de ahí no he empezado como sabía que antes hubiera empezado, de "ay, no quieres ver más." Todo pendejo el vato. Y esto me tiene muy feliz, porque es como de "ahhh, no mames, pude en contra de mis mamadas para seguir mi camino limpiamente." Con esto quiero decir que . . . llevo no más de unos días así, poniéndome atención. Ha habido días en los que he llorado, me he enojado, no he podido para nada dormir bien, y sin embargo, todo esto lo acepto. Y por otra parte, ya me siento muy muy diferente de a cómo me sentía antes de empezar. Me llevo mucho mejor con mi familia (los que me conocen saben que no me llevo para nada bien con mi papá ni con su esposa . . . pues adivinen qué. JAJAJA), con mis amigos, con extraños en el internet, tengo más energía para hacer cosas de la escuela, escribir mis historias, hacer ejercicio, simplemente quererme, pues. Ahora imaginen si sigo así y sigo cavando profundo, descubriendo traumas de mi infancia y limpiando todo desde el principio. Ahhh. <3
Mientras escribo esto muchos pensamientos vienen a mi mente, pensamientos negativos y positivos. Ciertamente sigo teniendo miedo, y realmente que extraño muchísimo a Karla, pero por este amor que le tengo, que también poco a poco se está volviendo mío, es que sigo adelante y ningún día me dejo recaer en mis malos hábitos. Sea como sea, saldré mucho mejor de esto, no importa cuánto duela en algún momento. . . . Y espero que si alguno de ustedes también quiere intentarlo, tengan la seguridad de hacerlo. Ustedes son la mejor inversión que pueden hacer.
Por último, es por esto que conté la larguísima historia de cómo empezó todo con Karla y como es que para empezar oculté que me gustaba. Si hubiera tenido la seguridad y la no dependencia emocional, nada de todo lo que pasó hubiera pasado. Pero, finalmente, gracias a que pasó, es que ahora estoy en el camino en el que estoy, y por esto, muy aparte del amor, es que después de mi madre y de mi tía, le estoy agradecido con mi vida a ella, porque gracias a ellas 3 es que por fin desbloquee toda mi vida de la cárcel en la que la había puesto. Y también porque por mucho tiempo me acompaño, a pesar de que la acusaba de todo. Ella me cuido como no tienen idea en el momento más obscuro de mi vida. Y es por esto que finalmente, todo esto, todo lo que nazca de haber salido de mi depresión, de mi dependencia emocional, llevarán de algún modo su nombre, en esperanza de que alguien más crea en si mismo y no le tenga miedo al amor, ni a arriesgarse a cambiar hacia dentro, de volverse si mismo, por algo que quiere, por algo que ama.
PD: Disculpen si todo esta un poco desacomodado, estoy muy cansado porque no dormí bien, pero quería escribirlo de cualquier manera.
Edit: Ah, si. Me falto mencionar que la razón por la que estaba buscando quien me gustara y una relación no era, como alguien me dijo, por pura imágen y cuerpo, si no por recibir amor. También, pronto trataré de hablar más sobre el cómo obtener esa sensación de que también merecemos amor y cuidado, en la 2da lección de 12 Reglas para Vivir: cuida de ti mismo como si fueras alguien de quien estás encargado de.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.14 17:13 OmarEskenazi ¿Cómo gustarle a esa chica que tanto quieres?

Para empezar, esto es mi punto de vista, no necesariamente te debe funcionar, pero puedes utilizar varios consejos. Bueno comencemos :)
  1. Se único. Trata de ser único entre tus amigos y los amigos de ella, supongamos que ellos son de vestirse muy casual, pues puedes utilizar algún diferente estilo de ropa, como style school (ropa universitaria), style sports (ropa deportiva) o style elegant sports (ropa deportiva elegante). También se único en gustos, me refiero como tipo de música, películas, deportes, comida, etc. Porque? Por qué al ser único podrás resaltar entre los demás y ella lo vera y de seguro lo comentará entre sus amigos, pues claro eso ya es un buen paso.
  2. Se amigable pero a la vez misterioso. Trata de hablar con cariño, paciencia y atención, pero que no parezca que eres un desesperado por buscar a alguien. A eso puedes aumentarle el misterio... ¿Cómo? Pues no andes contando tu vida a detalles o cosas muy personales, puedes decir ciertas cosas de tu vida para aumentar la confianza, pero no todo, ya que así ya ella sabrá mucho de ti y te estará calificando sin que tú des el segundo paso.
  3. Se detallista pero no tanto.
Puedes ser amable que le regales los dulces que le gustan o invitarla a comer helados, pero si lo haces seguido, va a pensar que no tienes vida y solo está pensado en ella todo los días. Para que no se de cuenta, no lo hagas muy seguido, basta con una vez a la semana, máximo 2, pero no más, también dedica tu tiempo a tu trabajo, estudios y hoobies, etc. Así parecerás más interesante y dará un tercer paso.
  1. Dedícate a ti mismo también.
También debes dedicarte un poco de tiempo para tu trabajo, tus estudios, tu descanso y tiempo libre, y si lo ultilizas para hacer algo útil, como practicar algún instrumento, aprender un idioma o leer un libro. Así cuando hables con ella no solo dirás qué piensas todo el día en ella, sino de lo que haces, tus hoobies, etc... Así ella sabrá que eres una persona responsable y muy atractiva y eso hará que des el cuarto paso.
  1. Haz esto con sus amigas, pero con mucho cuidado.
Repito, con mucho cuidado, ya que darás indicio que solo la utilizaste para salir con otra, o darás a entender que no quieres algo serio con ella. Solo has esto si eres muy listo, puedes hacer que cuando salgas con sus amigas, ellas le comenten lo bueno que eres tú, y así no solo tendrás las ganas de tu lado sino también a sus amigas. Un paso bastante bueno si sabes cómo hacerlo.
Bueno si ya das estos 5 pasos y la chica no reacciona, intenta mejorar en alguno de estos aspectos y se paciente, esto no es de la noche a la mañana, podrá esto durar algunos meses o varios meses. Si no jala después de 6 o 8 meses, pues llora por una semana por tu fracasa vida escuchando Cuco y XXXtentancion, luego ya sigues con tu vida... Naa broma, inténtalo con otra chica. Eso harás que le des celos a la chica anterior y de la nada pasas de desear a alguien, a ser deseado ¡BOOM! Are you looking for this!
Bueno espero que les funcione, pongan sus opiniones, los leo 👀
submitted by OmarEskenazi to u/OmarEskenazi [link] [comments]


2020.04.10 18:22 Phil0021 Consejo!

Ser yo/m 20 años Llevó una vida estable Socialmente activo Normalmente salgo con una que otra persona De chicas no me quejo Tengo una novia con la cual ya llevo año y medio de relación, con ella todo es perfecto No me puedo quejar de nada Excepto. Llevo 4 años tratando de olvidar a una persona La llamaremos marie A marie la conocí en primaria Nada linda, igual yo también era una decepcion a ese entonces No llevamos bien Compartimos gustos... música, series, comida e incluso historias. Pasa el tiempo y nos volvemos muy cercanos Casi mejores amigos Pero siempre tuvimos un gusto entre nosotros Igual no puede pasar nada por qué ella tiene novio Así que un día, ya pasado bastante tiempo y con la suficiente confianza para contarnos todo Me dice que su novio la trata mal y que la menosprecia Yo le digo lo increíble que es y que lo deje si la trata así Ella escuchando sigue mi consejo y lo deja a los mins prácticamente Pókerface.jpg Ok... ya que ella no tiene novio y de por si ya nos teníamos gusto... pasa algún tiempo y comenzamos a coquetearnos y a salir algunas veces Pasa mucho más tiempo hasta la secundaria y ella se pone muy atractiva Siendo un 10 de 10 bastante sólido para mí y siendo de categoría alfa sin dudarlo Aún seguimos saliendo habitualmente y tenemos mucho contacto por vía teléfono y wp Aún seguimos coqueteando pero ninguno a querido dar el paso a una relación, a pesar de que ya ambos sabemos la respuesta de lo que queremos... así que mi mejor amigo me da un impulso y me dice que ella se le nota mucho el gusto hacia mi Qué tal vez deba intentarlo... así que con las bolas de todo un campeón y las agallas de un marinero. Declaró mi amor por ella y le propongo que seamos novios, claro habiendo preparado un buen plan con regalos y cartas, demostrando lo alfa que obviamente no tengo :v Ella cae encantada y me contesta con un ya sabías que si éramos novios hace tiempo Ya que de vez en cuando ella me daba regalos y también nos escondíamos en algunos sitios solo para besarnos... pero en medio de mi retraso siempre quise formalizar algo. Pasan un año y siete meses muy lindos para mi, llenos de amor, regalos, salidas, viajes y más mamadas hermosas... pero con el tiempo ella se volvió un poco grosera y un tanto agresiva hacia mi, además de ser bastante celosa y llegar al punto de decir esta chica de verdad esta loca. Pero aún así no la deje de amar ni de apreciar. Por decisión de los dos tomamos alguna distancia por un tiempo. Seguíamos hablando con regularidad. Y viéndonos solo para hablar y tal vez compartir un poco Nada de caricias ni besos. Sin servicios ._. Pero éramos más distantes Al pasará exactamente 3 meses Mi mamá enfermo Y ella tenía mucho aprecio a marie Marie, se entera de la situación y decide visitarla, con algunas flores y chocolates Marie, llega tan hermosa como siempre y habla un poco con mi madre... al rato hablamos En eso yo estaba cocinando Sin querer se me acerca Y yo también decido acercarme un poco a ella Y le digo que se ve muy bien Y qué por favor se quede a comer Marie asiente con la cabeza y me da un beso sin que lo espere A lo cual yo quedo en shock... Ella se pone roja como un campo de tomates Y me pide que la disculpe, que no quería hacer eso... yo a lo cual no sé qué decirle y solo la abrazo. Pasa algún tiempo más Se acerca navidad Y ella viene a mi casa para ayudarme a arreglar toda la decoración, ya que le encantan este tipo de cosas de navidad y decorar. Marie viene tan hermosa como siempre Vistiendo un jean ajustado Que marca muy bien su cola y deja ver unos muslos increíbles y bien tonificados Un saco apretado Que hace notar su cintura y el volumen de sus senos sin necesidad de usar un Top para presumirlos Su cabello lacio, de tonalidad claro hermoso Con un aroma a frutas delicioso Además de sus grandes ojos cafés Y labios carmesí carnosos y anchos... quedo estupefacto... ella me ayuda con todo Es muy gentil Y decoro todo más rápido de lo común Cuando terminamos a eso de las 2 o 3 de la tarde Estamos solos en mi casa Yo la invito al cuarto de mi padres a ver televisión Ya que ahí está el televisor más grande Cuando ella apenas va entrando al cuarto La tiro sobre la cama y me acurruco encima de ella Nuestros rostros están frente a frente Y nuestra respiración es sentida por cada uno Solo nos miramos e impacientes empezamos besarnos... creo que fue de las mejores tardes de mi vida Al terminar la llevo a su casa Ella me mira con cara de incoforme... dice que quiere pasar más tiempo junto a mi y que no la deje Marie quisiera que ese día hubiese sido eterno Yo también asiento con la cabeza Reconfirmo su deseo y le doy un último beso... al parecer volvimos y las cosas marchan bien Una amiga mía regresa de Australia Es un sólido bombom 10 de 10 Sin duda esta en un alfa Su familia tiene mucho dinero Y no le preocupa mayor cosa Me dice que nos veamos, que vaya a su casa y tomemos algo. No le digo nada a marie de que saldré Por ella ya tiene celos de aquella amiga, que viene de Australia... ya sabia al respecto de ella hace algún tiempo por qué obviamente yo le conté y mi familia también hablaba mucho de ella... así que para evitar problemas solo le digo que voy a visitar a mi abuela Pasamos una agradable tarde mi amiga y yo Sin mayor novedad... nos tomamos algunas fotos en su teléfono para él recuerda ya que ella nuevamente se va. Todo transcurre con normalidad al pasar el día. Al paso de una semana marie me invita a su casa almorzar, hablamos y charlamos con habitualidad me dice que vayamos a su cuarto que quiere que estemos un rato solos Obviamente ya se a que se refiere y le digo que subamos Me llena de besos el rostro y empieza a llorar de repente... No me explico el por qué de tal situación Ella saca su teléfono y me muestra unas fotos. Las fotos que me tome con mi amiga... MIERDA. Ella me mira fijamente y me dice que si ella es mi abuela... con lágrimas sobre sus mejillas y terror en su mirada No sé qué decirle Le explico la verdad y por qué no le dije Por el miedo a esta clase de cosas Ella me dice que tengo una amante y que ella no se merece que nadie la engañe Así que me pide que me vaya y no me deja hablarle más al respecto Obviamente yo no tenia ninguna amante y solo quería evitar tal problema...
La busco pero ella no quiere hablar...
Pasan algunos meses y tampoco quiere hablar...
Pasa un año y volvemos hablar... lo primero que me pregunta es si ya tengo novia
A lo cual le digo que si, ella no responde más y deja el chat ahí...
Ya han pasado 4 años desde eso y no puedo olvidarla y a pesar de que ya comparto mi vida con otra persona no la puedo olvidar. Se que también tuve mi error, pero no fue con un ánimo de hacerle daño y ahora solo la quiero olvidar...
Algún consejo gente?
Gracias por leerme ☝️☝️☝️
submitted by Phil0021 to espanol [link] [comments]


2020.04.02 02:42 cris2386 Como y por que terminaron su relación amorosa? (detalles) tenemos tiempo para leer sus historias.

Yo salia con una chica, me gustaba mucho, era muy atractiva; desde que la vi me atrajo.
Comencé a platicar y saber más de ella. Es madre soltera, al principio no fue fácil ya saben... Tienes que sacar toda la mierda de tu cabeza que impone la sociedad.
Íbamos muy bien pero poco a poco fue mostrando que era muy insegura. Si me veía platicando con alguna compañera del trabajo o incluso saludarlas cambiaba su estado de ánimo, se ponía seria y de mal humor.
Pasamos mucho tiempo juntos y si hacía cosas solo, como ir a un centro comercial, salir con mis amigos o familia, eran reclamos intensos, gritos y llantos.
Después se convirtieron en situaciones habituales. Deje de ver a mis amigos, mi vida giraba completamente a ella. Hasta que llegue al punto de reflexión y decidí que no quería seguir. Acepto que fue parte de mi culpa por no tomar el tiempo necesario para conocerla mejor y esperar tanto para terminar esa relación.
Me dolió mucho dejarla, porque sabían que nunca debí estar con ella en primer lugar. Lloro mucho y me sentí como un desgraciado pero sabía que era lo mejor para ella y para mí.
submitted by cris2386 to preguntaleareddit [link] [comments]


2019.09.01 16:39 Davidemagx Viaje acompañado

“¿Quiere agua?” dijo la chica junto a nosotros mientras le pasaba la cantimplora a mi hijo, sin darme tiempo de sacar de la mochila la que yo llevaba preparada. “Ya tenía la mía…” dije torpemente, “… gracias.” Leandro, mi hijo, la tomó con ambas manos y bebió del pico, devolviendoselá con una sonrisa de agradecimiento. Viajamos a la capital por sus controles anuales. Ésta vez le tocaban neurólogo y visitar al pediatra que siguió su caso desde nacido. Con 4 años de edad, Leandro es un nene saludable. Pasar por todas la que pasó, con su prematurez extrema, la lista de complicaciones de salud física en esos cien días de neonatología y resultar sólo con retraso lingüístico era algo más que simplemente suerte. Tomamos un colectivo de larga distancia, Leandro ama los colectivos y se entusiasma cada vez que hay que viajar en ellos, el boleto me indicaba asiento 9, junto a la ventana. En el asiento 10, pasillo, la chica ya mencionada No más de 20 o 21 años. Trigueña, tez blanca, lunar junto a los labios finos, nariz delicadamente redondeada, mejillas lisas, ojos verdes que cortaban la luz natural. Voz suave, hermosa. “¿Es tu hijo? Preguntó. “Sí…” dije con una sonrisa, “¿Vas a la capital?” pregunté luego. “Sí, estudio ahí. Visito a mis viejos cada tanto acá.” Contestó y di vuelta a mirar a mi hijo que me sonrió y apoyó la punta de su nariz en la mía, un juego que inventamos para darnos seguridad y demostrarnos afecto. “¡Que hermoso papi!” dijo y me abrazó. Le devolví el abrazo, un beso y un te amo. Él se acomodó mirando por la ventana y jugando con su colectivo de juguete. Yo alcancé en la mochila unos caramelos y ofrecí a la chica a elegir. Tomó de cereza, sonrió y dio gracias sin más. Leandro llamó mi atención con sus juegos y se los seguí hasta que el colectivo cubrió al menos unos kilometros de ruta salido desde la terminal. Cuando me di cuenta, mi hijo dormía sobre mis brazos. Me quedé mirando por la ventana, el paisaje perderse hacia la izquierda y mientras corría como proyección desde la derecha. Pensé en mis años de joven, en mis 20's y aunque 33 no son muchos ciertamente son años y con hijos a favor, se crece antes de tiempo. Pensé en mi época de estudiante, en los incontables viajes en colectivo abarcando hasta mis años de soltero pre paternidad. Noté que jamás antes se había sentado una mujer atractiva junto a mí en los colectivos. Dispuso mi suerte que siempre ocuparan otro lugar o yo viajara de pié. Siempre quise tener la suerte de compartir el viaje con una mujer bonita, librado al azar de la denominación aue dos tickets en la boleteria dispusieron. Lo quise, y por primera vez sucedía. Di vuelta para tratar de iniciar conversación. Ella dormía. Regresé el rostro a mi lugar, apoyando la cabeza en la de mi hijo. Pensé otro poco en mi vida como padre, en mis años de juventud y soltería, en los viajes a solas y en la locura de querer iniciar conversación con una joven atractiva como la de al lado mientras mi hijo visitaba los sueños recostado en mi pecho. Pronto también me encontró el sueño y me dejé dormir. Desperté con el colectivo entrando a la ciudad, la primer parada no estaba lejos. La joven ojos verdes aún dormía, Leandro también. Lo desperté y preparé las cosas para bajar, guardando su juguete y prendiendo su campera. El colectivo llegó a la parada inicial, “Perdón…” dije, mientras apoyaba mi mano en el hombro de mi vecina de asiento, despertandola con cuidado, “… es nuestra parada, te incomodo un momento ¿Sí?” “Sí, dale. Perdón…” dijo ella, con medio ojo cerrado y voz perezosa. Corrió las piernas al pasillo y pasamos junto a ella. “Gracias por el agua.” Dije antes de bajar. Devolvió una sonrisa y la perdí al bajar por las escaleras, fuera del colectivo y a la vereda. Tomamos un remis al hotel, llegabamos con una hora de anticipación y hora y media para rellenar hasta la consulta con el neurólogo, a las 18:40. Subimos a la habitación luego del check in, acomodé el bolso mientras Leandro jugaba en la cama, y nos dimos una ducha para prepararnos para el turno con el doctor. “Por lo que yo estoy viendo, y con verlo a él nada más, puedo decirte que está bien…” dijo el Doc mientras Leandro jugaba con la balanza analógica y el doctor lo observaba. Con molestia, debo reconocer, porwue estaba haciendo ruido con la parte movil de la balanza, “Hijo… Sentate aquí.” Le indiqué a la silla de al lado y obedeció como siempre lo hace. “Perdone, doctor. Estaba diciendo…” dije, “Sí… que yo lo veo muy bien a él. Veamos, que pasar por la neo, las complicaciones que tuvo, haber nacido bajo peso, sin desarrollarse por completo y que cognitivamente esté perfecto. Solamente teniendo dificultades con el habla, considerando otros casos menos serios que el de él, es un nene perfecto. Des cierto que es un nene de contextuta pequeña pero el crecimiento cefálico está bien y corresponde a un nene normal a su edad gestacional. Desde enero que lo vi hasta ahora, con la terapia que estuvo haciendo más el jardín de infantes, se nota enormemente el cambio y la mejoría. Si te voy a decir, papá, que insistas con llevarlo a la fonoaudióloga. No para hacer un tratamiento complejo sino para ayudarlo a desarrollar el lenguaje con incorporacion de palabras y que ya no sean oraciones de dos o tres palabras en tercera persona. Ahora…” dijo mientras tomaba una lapicera y una hoja del anotador, “Yo te voy a pedir también un análisis neurocognitivo para poder utilizarlo como base para seguir su caso. El indorme psicológico no tiene base científica, es subjetivo. Por lo tanto no me sirve a mi para establecer un punto de comparación fijo. ¿Él tiene 4, verdad?” preguntó “Sí…” respondí “Bien…” bien dijo mientras comenzaba a anotar, “… te voy a dar que lo lleves con éste doctor, él hace test neurocognitivo pero no creo que te lo haga ahora porque es a partir de los 5 años. Vas a tener que tener paciencia y saber que ese estudio es caro, papá. Bien. Una vez que tengas eso recién vas a venir a verme. Y la próxima vez después de eso, a los 6. ¿Se entendió?” preguntó como si me hubiese hablado en lenguas, “Perfecto, doctor.” “Entonces espero al año que viene.” Dijo estestirando la mano con satisfacción. Satisfacción porque eramos el último turno y se había atrasado. Eran las 20:14. “Gracias, doctor. Lo veremos en un año entonces.” Dije estrechando su mano. “¿Vamos hijo?” dije a Leandro y bajó de su silla, pidiendo upa. Lo alcé, sólo porque mal criarlo me sale gratis, y abandonamos el consultorio sin más. Al salir pasamos por una plaza donde ofrecían actividades para niños por ser dia festivo en la ciudad. Paseamos en calecita, jugó en el tobogán y se sentó a pintar con temperas en un lienzo por el que pagué y no llevé. Caminamos hasta el centro y nos sentamos a comer pizza en un bar. Con la noche agradable, nos quedamos en las mesas de la vereda. Hicimos nuestro enchastre de gaseosa derramada y nos fuimos tan pronto terminamos de cenar, al hotel. A dormir. Al dia siguiente tenía turmo con el pediatra pero pasado el mediodía comenzó con fiebre. Visitamos la farmacia por ibuprofeno 4% y regresamos al hotel. Le di una dosis y poco después la fiebre bajó. Opté por cortar el viaje y no llevarlo al control pediátrica para no temer que pasar otro día de hotel con él así. Volveríamos esa misma tarde a casa e iría a su pediatra local habitual y descansaría mejor en su propia cama. Tomamos el colectivo a las 18:15 en una parada en las afueras del centro, mi boleto soretaba el asiento 9 otra vez, con mucha coincidencia. Compré un jugo fresco para mi hijo, unas galletitas dulces y subimos tan pronto llegó. Era exactamente la misma unidad e lanque habíamos venido, la misma empresa. Para repetir y coincidir, ora joven atractiva se sentó junto a nosotros. Ésta vez de pelo largo, suelto, oscuro y rulos. Anteojos se cristal blanco con marco oscuro y los ojos negros mas bellos que hubiese visto en mucho tiempo… o al menos en ése día o con ése estado mental erosionado. Leandro comenzaba a hacer fiebre otra vez por lo que chequeando el horario de la dosis inicial, le administré otra. Habían pasado seis horas exactas. Iba decaído pero no molesto. “Es hermoso tu hijo…” habló la joven al lado con labios rosados finos y miel en la voz. “Gracias.” Dije sonriendo. “¿Está enfermo?” preguntó. “Tiene fiebre. Va a estar bien, tengo su jarabe… ¿Estudias aquí?” “Vivo acá, sí. Voy a ver a mis viejos a mis pagos.” Dijo. Leandro pidió agua, alcancé en la mochila y extraje la botella, dándole a tomar con sorbete. El colectivo arrancó y se acomodó en mi pecho. La joven muchacha fijó la vista en su celar y yo, que había girado con el fin de continuar la conversación, me descubrí símplemente apreciando su hermosura y regreando a mi habitual estado de paternidad. Sin volverla a molestar. Al ir cayendo el sol por fuera, en la ruta, el sueño reclamó a mi hijo y a la joven. Yo seguí contemplando por la ventana, a la oscuridad. A un pasado en el que viajar me resultaba cómodo y placentero, en el que ninguna chica se sentaba junto y… lo quise. Quise que hubiese sucedido en aquel entonces. No dormí en todo el viaje, perdido en mis pensamientos, controlando la temperatura de mi hijo y cada tanto viendo por el filo del ojo a la joven durmiendo junto a nosotros. Pensé en la forma en la que el universo dispone y alinea. A destiempo para algunos. Para mí. Al llegar, resultó que bajabamos en la misma parada. Que vivíamos en la misma ciudad. Que jamás antes nos habíamos cruzado. Sin hablar durante todo el viaje, hasta ese momento antes de abandonar el colectivo en el que esbozó despreocupada, desapegada, “Chau. Espero mejore tu gordo…” y se fue en otra dirección antes de que yo pudiera reaponder dando las gracias. Hice upa a mi hijo y caminé la cuadra y media hasta casa. Es noche repasaba el viaje, acostado en mi cama. A solas en mi cama. Luces apagadas. Deseé tener diez años menos y la suerte de haber viajado acompañado. Deseé quizás no haber sido padre aún y haber dispuesto de la libertad para hablar con mis vecinas de asiento a gusto. Deseé muchas cosasde diferente manera… Me levanté. Tomé el termómetro junto a la cama y fui a controlar a mi hijo. Estaba bien. Acaricié su pelo y besé su frente. “Te amo, hijo.” Susurré a su oído y regresé a la cama sabiendo que mi vida no tiene sentido sin él.
Fin.
Se agradecen críticas, sirven para mejorar a este humilde escritor amateur.
Saludos.
submitted by Davidemagx to TextoSentido [link] [comments]


2018.03.29 19:48 master_x_2k Insinuación VIII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_________________Insinuación VIII_________________

“¡Detén a tus perros!”, Gritó Brian.
El más grande de los perros, un Rottweiler feo o un perro callejero con sangre fuerte de Rottweiler, agarró mi muñeca en sus fauces. Mis rodillas casi se doblaron en respuesta al dolor, que solo empeoró cuando bruscamente giró su cabeza hacia un lado y me tiró del brazo. Me caí, y en un abrir y cerrar de ojos, los otros dos perros - un pastor alemán y un terrier sin pelo con una oreja y ojo perdidos, estaban sobre mí.
El Pastor Alemán se puso a ladrar y chasquear los dientes en mi cara, ocasionalmente agarrando el cabello que colgaba delante de mi cara para tirar de él. El otro comenzó a rastrillarme con sus garras y mordisquearme, tratando de encontrar algún lugar en mis piernas, cuerpo o trasero en el que pudiera clavar los dientes.
Mientras esos dos estaban en lo suyo, el Rottweiler todavía tenía mi muñeca entre los dientes, y comenzó a tirar, como si quisiera arrastrarme a algún lugar. Apreté los dientes por el dolor y traté de pensar en hacer algo más que acurrucarme en posición fetal para proteger mis brazos, piernas y cara.
“¡Detén a los putos perros!” Escuché a Brian gritar, otra vez.
Un diente o una garra me arañaron la oreja. Creo que eso es lo que me asustó, porque rompí mi compostura y solté un sollozo.
Solo un segundo o dos más tarde, un lapso de tiempo mucho más largo de lo que parece cuando un grupo de perros te está destrozando, hubo un silbido. Al oír el ruido, los perros abruptamente retrocedieron. El terrier de un solo ojo ofreció un ladrido hostil seguido de un largo gruñido incluso mientras se alejaba, como si aún le quedara crueldad que necesitaba dejar salir de alguna manera.
Lisa y Alec me ayudaron a ponerme de pie. Estaba temblando como una hoja. Una de mis manos se agarró al antebrazo de mi otro brazo, tanto para detener el peor temblor como para acunar la herida. Tenía lágrimas en el borde de los ojos y apretaba los dientes con tanta fuerza que me dolía la mandíbula.
En el lado opuesto de la habitación, Brian se frotaba el dorso de una de sus manos. Los tres perros estaban sentados en una línea ordenada, a tres metros de una chica que yacía en el suelo. La chica tenía sangre corriendo por las dos fosas nasales. La reconocí de la imagen que había visto en su página wiki. Rachel Lindt. Hellhound. Perra.
“Odio esta mierda”, le gruñó Brian a la chica, poniendo énfasis en la grosería, “Cuando me obligas a hacer eso.”
Perra se apoyó un poco, medio contra la pared frente a mí, para tener una mejor vista de la habitación. Una mejor vista de mí. Verla en persona solo confirmaba la impresión que me dio su foto en línea. Ella no era atractiva. Una persona poco amable podría llamarla marimacho, y no me sentía especialmente amable con ella. La mayoría de sus características parecía que encajarían mejor en un chico que en una chica. Tenía una cara cuadrada, cejas gruesas y una nariz que se había roto más de una vez, tal vez rota de nuevo hace un momento, debido a la sangre que goteaba de sus fosas nasales. Incluso en lo que se refiere a su constitución física, estaba sólidamente construida sin ser gorda. Solo el tronco de su cuerpo era más grande que el mío con mis brazos a los lados, solo por tener un torso más grueso y ancho, y tener más carne en sus huesos. Llevaba botas, jeans negros con rasgaduras por todas partes, y una chaqueta verde del ejército sobre una sudadera gris con capucha. Su cabello castaño estaba corto.
Tomé una respiración profunda. Luego, hablando lentamente para no tropezar con mis palabras o dejar que un temblor en mi voz, le pregunté “¿Por qué diablos hiciste eso?”
Ella no respondió. En cambio, se lamió el labio superior limpiando la sangre y sonrió. Era una sonrisa burlona y petulante. A pesar de que ella era la que estaba en el suelo con la nariz ensangrentada, de alguna manera tenía en la cabeza que me había vencido. O algo.
“¡La puta madre!”[1], Brian gritaba. Siguió diciendo algo más, pero realmente no lo escuché sobre el zumbido de mi poder en mis oídos. Me di cuenta de que estaba apretando mi puño y por habito me forcé a relajarlo.
Entonces, como lo había hecho tantas veces en los últimos días y semanas, busqué una razón para justificar por qué estaba retrocediendo. Fue casi reflexivo. Cuando los matones se metían conmigo, siempre tuve que tomarme un momento para contenerme y decirme por qué no podía o no debía tomar represalias.
Por unos momentos, me sentí a la deriva. Casi al mismo tiempo en que me di cuenta de que no podía encontrar una razón para retroceder, me di cuenta de que ya me había liberado del apoyo de Lisa y Alec y había cruzado la mitad de la habitación corriendo. Busqué a mis bichos y me di cuenta de que había estado usando mi poder sin pensarlo. Ya se estaban reuniendo en las escaleras y junto a las ventanas. Todo lo que se necesitó fue un pensamiento, y comenzaron a fluir a la habitación en mayor número. Cucarachas, tijeretas, arañas y moscas. No tantos como me hubiera gustado, no había estado usando mi poder por el tiempo suficiente para reunir a los de más allá del vecindario, pero fue suficiente para contar.
Perra vio que me acercaba y se llevó los dedos a la boca, pero no le di la oportunidad de dar la señal a sus animales. Le di una patada en la cara como si estuviera pateando una pelota de fútbol, ​​y abortó el silbato para cubrirse la cabeza con los brazos. Mi pie rebotó en uno de sus brazos y su cuerpo entero retrocedió cuando se estremeció.
Como no había disminuido la velocidad antes de alcanzarla, tuve que usar las manos para evitar chocar contra la pared. Una línea de dolor candente me recorrió el brazo por el impacto, comenzando en el punto donde el Rottweiler me había mordido la muñeca. Recordando a los perros, miré a mi derecha, y vi a el más grande de pie, listo para ir en ayuda de su ama. Así que puse a una gran parte de mis bichos entre yo y las bestias. Lo último que vi de ellos antes de que el enjambre bloqueara la mayor parte de mi vista fue como los perros se alejaban rápidamente del enjambre, sobresaltados.
Al encontrarme parada sobre Perra, apoyada contra la pared, continúe el ataque. Sus brazos estaban cubriendo su rostro y su pecho, pero vi su oreja expuesta como un objetivo y puse mi pie sobre ella. Su cabeza rebotó contra el piso, y la sangre floreció desde la parte superior de su oreja. La vista de la sangre casi me detuvo, pero sabía que retroceder ahora le daría la oportunidad de volver a lanzarlos contra mí con un silbido. Mi pie se encontró con su estómago expuesto, y cuando ella levantó sus rodillas para proteger su vientre, apunté una fuerte patada entre sus piernas. Logre que mis patadas conectaran firmemente contra sus costillas tres veces antes de que ella bajara un codo para protegerlas.
No tuve la oportunidad de hacer más daño, porque los perros habían superado su miedo a los bichos y se estaban acercando, dando vueltas alrededor de Perra y de mi mientras el enjambre se extendía. Abandoné mi asalto a Perra para alejarme y enfrentarme a ellos. Sabía que podía soltar a mis bichos contra ellos, pero algo me dijo que los perros no iban a gritar y huir mientras su ama estaba siendo herida. Podría hacer que el enjambre los atacara, pero si el dolor de las mordeduras y picaduras no los detenía, me atacarían y estaría en la misma situación en la que había estado hace un minuto. Dudaba de que Perra los detuviera por segunda vez.
Una sombra cayó sobre mi visión, como una cortina negra azabache que cerrándose frente a mí, bloqueando mi vista de la mitad de la habitación y los perros. Se disolvió en volutas de humo negro un segundo después, y me sorprendió ver a Brian justo en frente de mí, entre los perros y yo.
“Suficiente”, entonó. El pequeño cíclope de orejas caídas que era el terrier le gruñó en respuesta.
Hubo un sonido que no reconocí. Fue solo cuando Perra lo intentó de nuevo, con más éxito, que me di cuenta de que el primer sonido había sido un débil intento de silbar. Los perros miraron a su ama y luego se retiraron, todavía alejándose del enjambre. Retrocedí un poco también, teniendo cuidado de mantener a Brian entre mí y los chuchos.
Perra tosió, luego levantó la cabeza para mirarme a los ojos. Se frotó la oreja con una mano, y su palma estaba roja de sangre mientras se la quitaba. Cuando el pastor alemán se le acercó, ella apoyó la misma mano en su cabeza. Los otros dos perros se movieron más cerca de ella, como si pudieran protegerla, pero su atención estaba completamente fija en Brian y yo.
Cuando pasaron unos pocos segundos y Perra no hizo más intentos de agresión hacia mí, envié una instrucción al enjambre para que salieran. Pude ver a Brian visiblemente relajarse mientras se desvanecían en las grietas.
“No más peleas”, dijo, su voz más tranquila, “Te estoy dirigiendo eso, Rachel. Te mereces lo que Taylor te dio.”
Ella lo fulminó con la mirada, tosió una vez, y luego miró a los otros dos antes de volver su mirada enojada al suelo.
“Taylor, ven a sentarte. Prometo que vamos a-”
“No”, lo interrumpí, “A la mierda esto. A la mierda ustedes.”
“Taylor-”
“Dijiste que no estaba de acuerdo con que me uniera. Nunca dijiste que estaba enojada lo suficiente como para intentar matarme.”
Perra y Brian comenzaron a hablar al mismo tiempo, pero Brian se detuvo cuando comenzó a toser. Cuando se calmó su ataque de tos, Perra me miró y gruñó: “Si les ordenara que te mataran, Brutus te habría arrancado la garganta antes de que pudieras gritar. Les di la orden de lastimar.”
Me reí un poco, solo un poco más aguda de lo que me hubiera gustado, “Eso es estupendo. Ella tiene a sus perros entrenados para lastimar a la gente. ¿En serio? Váyanse a la mierda. Cuenta esto como otro reclutamiento fallido.”
Me dirigí hacia las escaleras, pero no di dos pasos antes de que apareciera otra vez la cortina de negro, bloqueando mi camino. Los poderes de Brian en la wiki habían sido enumerados como generación de oscuridad. Sabía dónde estaban las escaleras y la barandilla de las escaleras, así que puse mi mano frente a mí para asegurarme de que no estaba caminando en un campo de fuerza opaco, y al encontrar que se parecía más al humo, seguí moviéndome. Cuando entré, la negrura se deslizó sobre mi piel, aceitosa y con una extraña consistencia. Combinado con una absoluta falta de luz que me impedía saber si mis ojos estaban abiertos o cerrados, era siniestro.
Cuando mis manos hicieron contacto con la barandilla, un par de manos se posaron en mis hombros. Me giré y las alejé de un golpe, mi voz se elevó mientras medio gritaba, “¡Aléjate!”
Excepto que las palabras apenas me alcanzaron a mí. El sonido se hizo eco como desde un lugar distante, y tenía un vacío que me hizo pensar en alguien gritando desde el fondo de un pozo profundo. La oscuridad no solo bloqueaba la luz. También se tragaba los sonidos. Solté la barandilla cuando me volví para mirar a la otra persona en la oscuridad, y tuve un momento de pánico cuando me di cuenta de que ya no sabía dónde estaban las escaleras. La textura de la oscuridad era inconsistente, lo que dificultaba identificar el alcance total de mis movimientos. Me acordé de aquellos momentos en que había estado bajo el agua y perdí la pista de la dirección en que estaba la superficie. Podía decir en qué dirección era arriba, seguro, pero eso era todo.
Privación sensorial. Cuando esas dos palabras se me vinieron a la mente, me sentí un poco relajada. El poder de Brian estropeaba tus sentidos... Vista, oído, tacto. No estaba limitado a esos tres. Alcancé con mi poder, identifiqué dónde estaban todos los bichos en el loft y en la fábrica. Usándolos para orientarme como un marinero podría usar las constelaciones, descubrí dónde deberían estar las escaleras y encontré la barandilla. Las manos no me habían vuelto a agarrar, así que bajé corriendo las escaleras y salí de la opresiva oscuridad.
Estaba a solo unos pasos de la puerta cuando Brian me llamó, “¡Taylor!”
Cuando me volví para mirarlo, vi que estaba solo.
“¿Vas a usar tu poder sobre mí otra vez?” Pregunté, cautelosa, enojada.
“No. No al aire libre, no fuera de traje, y no en ti. Fue estúpido de mi parte hacerlo en primer lugar. No estaba pensando, solo quería evitar que salieras corriendo. Apenas puedo notar que está allí, así que olvido cómo puede afectar a otras personas.”
Empecé a alejarme, lista para caminar, pero Brian dio un rápido paso en mi dirección, y me detuve.
Brian lo intentó de nuevo, “Mira, lo siento. Sobre usar mi poder sobre ti, sobre Perra.”
Lo interrumpí antes de que pudiera llegar más lejos, “No tienes que preocuparte. No le diré a nadie lo que ustedes me mostraron esta noche, no los atacaré si me encuentro con ustedes en traje. Estoy enojada, pero no estoy tan enojada.” No estaba segura de cuánto de eso era una mentira, pero parecía que era lo que tenía que decir.
Cuando él no dijo nada en respuesta, agregué: “Ustedes me ofrecieron una elección. Podía tomar el dinero e irme, o podía unirme. Déjame cambiar de opinión. Después de lo que tu compañera de equipo acaba de hacer, me debes al menos eso.”
“Si fuera por mí, patearía fuera a Perra y me quedaría contigo”, dijo Brian.
Sus palabras fueron como un cubo de agua en mi cara, despertándome. Había estado enojada, furiosa, ¿y por qué? Porque me sentí traicionada y decepcionada. La ironía de eso, dado mi completo motivo para estar allí en primer lugar, no se me escapó. No habría estado tan decepcionada y traicionada como lo estaba si no disfrutara de su compañía en algún nivel. Aquí estaba Brian, expresando sentimientos similares desde el otro lado de las cosas.
Dejé escapar un largo suspiro. Supuse, “¿Pero no lo harás?”
“Es complicado. Por mucho que te quiera en el equipo, contamos con el jefe para nuestras mensualidades, información, equipamiento y para lavar todo lo que robamos. Contamos con ella para desplegar nuestros golpeadores pesados. Perderíamos todo eso si la echamos.”
“Me convertí en-” Casi dije superhéroe, “capa para alejarme de esa mierda, de pendejas como Perra”. También estaba el hecho de que Tattletale me asustaba, pero no podía decir eso en voz alta.
“Vuelve adentro, Taylor. Por favor. Te garantizo personalmente que no la dejaré hacer algo como eso otra vez o yo abandonaré el equipo. Estás herida, estás sangrando, tienes la ropa rota y dejaste tu bolsa con el dinero en el piso de arriba. Estoy entrenado en primeros auxilios. Al menos déjanos vendarte y ponerte ropa nueva.”
Miré hacia abajo a mi brazo. Tenía mi mano derecha apretada alrededor de mi otra muñeca, y había sangre en la manga de mi sudadera. ¿Y mi traje todavía estaba arriba? Mierda.
“Bien,” suspiré, “pero para que lo sepas, solo volveré porque ella no quiere que lo haga. Si renuncio, ella gana, y no voy a aceptar esa mierda.”
Brian sonrió y me abrió la puerta. “Tomaré lo que pueda”.
[1]A partir de ahora las “maldiciones” mas fuertes las voy a traducir en argentino por que son las “puteadas” que conozco, y al que no le gusta, que se joda.

Nota del Traductor:

para entrar en mas detalle, el texto pierde mucho si traduzco todo como “diablos” y “maldicion”, hay algunas puteadas que ni siquiera se como traducirlas o si tienen traduccion en neutro. Y no veo por que deberia traducirlo con modismos de mexico o españa, los traductores españoles usan sus expresiones sin verguenza.
Voy a tratar de mantener el texto lo mas neutro posible, pero cuando los personajes hablen, van a hablar lo mas aproximado al original posible, y esto significa con palabras fuertes que el neutro carece.
Aunque me contuve de llamar “forra” a Perra en lugar de “pendeja”, no prometo nada a futuro.
Para una guia de que significa cada puteada: Traducinando: Putear en Argento

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.22 02:03 master_x_2k Insinuación III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Insinuación III______________________

No tuve tiempo para contemplar el mensaje que recibí de Tattletale. Sonó la campana y tuve que apresurarme para cerrar sesión y apagar la PC antes de dirigirme a mi próxima clase. Mientras recogía mis cosas, me di cuenta de que había estado tan absorta investigando sobre los villanos que había conocido la noche anterior y en el mensaje de Tattletale de que había olvidado preocuparme por meterme en problemas por faltar a la clase. Sentí una especie de resignación cuando me di cuenta de que tendría que enfrentar las consecuencias más tarde en el día, de todos modos.
Madison ya estaba en su asiento cuando llegué al salón de clases. Ella tenía un par de chicas agachadas a cada lado de su escritorio, y las tres rompieron a reír al verme. Perras.
Mi asiento preferido era el extremo derecho, primera fila, el más cercano a la puerta. La hora del almuerzo e inmediatamente después de la escuela era cuando el trío tendía ponérmelo más difícil, así que traté de sentarme lo más cerca posible de la puerta, para un escape rápido. Vi un charco de jugo de naranja en el asiento, con la botella de plástico vacía debajo de la silla. Madison iba por un dos por uno. Fue tanto una “travesura” como un recordatorio de cómo me rociaron con jugo y refrescos el viernes pasado. Irritada, evité mirar a Madison y tomé un asiento vacío unas pocas filas atrás.
El Sr. Gladly entró en la habitación, era bajo y lo suficientemente joven que casi podrías confundirlo con otro estudiante de secundaria. Tardó unos minutos en comenzar la clase, y de inmediato nos ordenó dividirnos en grupos de cuatro para compartir nuestra tarea con los demás y prepararnos para compartirla con el resto de la clase. El grupo que tuviera más para contribuir ganaría el premio que había mencionado el viernes, golosina de la máquina expendedora.
Eran cosas como estas las que hacían que el Sr. Gladly fuera el profesor que menos me agradaba. Me dio la impresión de que se sorprendería al saber que no le agradaba a alguien, pero eso era solo una razón más para mi desagrado. No creo que haya comprendido por qué a la gente podría no gustarle, o qué tan miserable era el trabajo en grupo cuando no te identificabas con ninguno de los grupos o camarillas de la escuela. Se imaginó que a la gente le gustaba trabajar en grupo porque les permitía hablar y pasar el rato con sus amigos en clase.
Mientras la clase se distribuía, pensé que en evitar quedarme como una perdedora sin ningún grupo al que unirme y sacarme algo más de encima. Me acerqué al escritorio en el frente del salón.
“¿Señor Gladly?”
“Llámame Sr. G. El Sr. Gladly es mi papá”, me informó con una especie de severidad fingida.
“Lo siento, eh, Sr. G. Necesito un nuevo libro de texto”.
Me miro curioso, “¿Qué le pasó a tu viejo libro?”
Empapado con jugo de uva por un trío de arpías. “Lo perdí”, mentí.
“Los libros de texto de reemplazo cuestan treinta y cinco dólares. No lo espero ahora, pero … ”
“Se lo traeré para el final de semana”, terminé por él.
Me entregó un libro de texto, y miré por encima de la habitación antes de unirme al único grupo con espacio para otro más: Sparky y Greg. Habíamos estado en grupo varias veces antes, como las sobras cuando todos los amigos y camarillas se habían unido.
Sparky aparentemente había conseguido su apodo cuando un maestro de tercer grado lo uso de forma irónico, y se había pegado, hasta el punto en que dudaba que nadie, excepto su propia madre, supiera siquiera su verdadero nombre. Era un baterista, de pelo largo, y estaba tan desconectado de la realidad que podías dejar de hablar en medio de una oración y no se daría cuenta. Simplemente pasaba por la vida aturdido, presumiblemente hasta que podio hacer lo suyo, que era su banda.
Greg era todo lo contrario. Era más inteligente que el promedio, pero tenía una manera de decir cada pensamiento que se le venía a la cabeza: su pensamiento no tenía frenos. O dirección. Hubiera sido más fácil estar en un grupo solo con Sparky y esencialmente hacer el trabajo por mí misma de lo que sería trabajar con Greg.
Saqué mi parte de la tarea de mi nueva mochila. El Sr. Gladly nos había pedido que ideáramos una lista de formas en que las capas habían influido en la sociedad. Entre los varios pasos de mi preparación para mi primera noche de disfraz, me había tomado el tiempo para arreglar mi proyecto de arte y había presentado una lista bastante completa para la tarea del Sr. Gladly. Incluso había usado recortes de periódicos y revistas para apoyar mis puntos. Me sentí muy bien al respecto.
“No hice mucho,” dijo Greg, “me distraje con este nuevo juego que recibí, es realmente muy bueno, se llama Space Opera, ¿lo has jugado?”
Un minuto después todavía estaba hablando sobre el mismo tema, a pesar de que no le estaba prestando atención o dándole ningún comentario sobre lo que estaba diciendo, “… tienes que entender que es un género, y es uno en el que realmente me he metido últimamente, desde que comencé a ver este anime llamado – ¡Oh, oye, Julia! “. Greg se separó de su monólogo para saludar con suficiente energía y emoción que me sentí un poco avergonzada solo estar sentada a su lado. Me volví en mi asiento para ver a uno de los amigos de Madison entrar tarde.
“¿Puedo estar en el grupo de Madison?”, Preguntó Julia al Sr. Gladly.
“Eso no sería justo. El grupo de Greg solo tiene tres personas. Ayúdalos “, dijo el Sr. Gladly.
Julia caminó hacia donde estábamos sentados e hizo una mueca. Solo lo suficientemente alto para que lo oigamos, ella murmuró algo disgustada, “Ew”. Sentí casi lo mismo de que ella se uniera a nosotros.
Fue cuesta abajo desde allí. El grupo de Madison se movió, así que las cuatro estaban sentadas al lado de nuestro grupo, lo que permitió que Julia hablara con ellas mientras aún estaba sentada con nosotros. La presencia de todas las chicas populares y atractivas en la clase solo puso a Greg más nervioso, y comenzó a tratar de insertarse en su conversación, solo para ser ignorado. Fue embarazoso verlo.
“Greg”, le dije, tratando de distraerlo del otro grupo, “Esto es lo que hice durante el fin de semana. ¿Qué piensas?”
Le entregué el trabajo que había hecho. Para su crédito, le dio una lectura seria.
“Esto es realmente bueno, Taylor”, dijo, cuando terminó.
“Déjame ver”, dijo Julia. Antes de que pudiera detenerlo, Greg obedientemente le entregó mi trabajo. La vi mirar por encima y luego la arrojó a la mesa de Madison. Hubo algunas risas.
“Devuélvemelo”, dije.
“¿Devolver qué?”, ​​Dijo Julia.
“Madison”, le dije, ignorando a Julia, “Devuélvemelo”.
Madison, linda y pequeña y objetivo del amor de la mitad de los chicos de nuestro grado, se volteó y logró una mirada y tono combinados de tal condescendencia que un hombre adulto se estremecería, “Nadie te está hablando, Taylor”.
Eso fue todo. A menos que corriera hacia el maestro y me quejara, no iba a recuperar mi trabajo, y cualquiera que considerara esa opción claramente nunca ha estado en la escuela secundaria. Greg miró entre las chicas y yo con una especie de pánico antes de caer en un ataque de disculpas. Sparky tenía la cabeza apoyada en el escritorio, ya sea dormido o cerca ello, y me quedé furiosa. Hice un intento de tratar de salvar las cosas, pero hacer que Greg se concentrara era imposible, ya que constantemente trataba de disculparse e hizo intentos pateticos para convencer al otro grupo de que devolviera mi trabajo. Se nos acabó el tiempo y el Sr. Gladly eligió a personas de cada grupo para ponerse de pie y exponer lo que se les había ocurrido.
Suspiré cuando el Sr. Gladly eligió a Greg para que hiciera la presentación de nuestro grupo, y me vi obligado a mirar a Greg frustrarlo lo suficiente como para que el Sr. Gladly le pidiera que se sentara antes de que terminara. Greg era uno de esos niños que siempre pensé que los maestros gritaban por dentro cuando levantaban la mano en clase. El tipo de niño que se tomaba el doble de tiempo para responder que cualquier otra persona, y a menudo era medio incorrecto o tan fuera de tema que descarrilaba la discusión. No me podía imaginar lo que poseía el Sr. Gladly para elegir a Greg para hacer la presentación de nuestro grupo.
Lo que empeoró las cosas fue que luego pude ver a Madison relatar mi impresionante lista de formas en que las capas habían cambiado el mundo. Ella usó casi todos mis puntos; la moda, la economía, los Tinkers y el boom tecnológico, el hecho de que las películas, la televisión y las revistas habían sido modificadas para acomodar a las capas celebres, y así sucesivamente. Aun así, se equivocó al explicar cómo habían cambiado a las fuerzas de la ley. Mi idea había sido que con capas calificadas para que aliviaran la carga de trabajo y se encargaran de la mayoría de las crisis de alto perfil, las fuerzas del orden de todo tipo podían entrenar y expandir sus habilidades, lo que las hacía más inteligentes y versátiles. Madison simplemente lo hizo sonar como si tuvieran muchos días de vacaciones.
El Sr. Gladly nombró a otro grupo como los ganadores, en virtud de la gran cantidad de cosas que se les habían ocurrido, aunque insistió en que la calidad del trabajo de Madison era lo suficientemente buena para contar. A partir de ahí, pasó a su lección.
Estaba que ardía y apenas podía concentrarme en la lección, ya que mi poder crepitaba y atraía mi atención desde la periferia de mi conciencia, haciéndome muy consciente de cada bicho dentro de área de 160 metros[1].
Podía desconectarlo, pero la concentración extra que tomó, junto con la ira que sentía hacia Madison y el Sr. Gladly, me distraía lo suficiente como para no poder concentrarme en la lección. Seguí el ejemplo de Sparky y puse mi cabeza sobre el escritorio. Como estaba exhausta por la actividad de la noche anterior, era todo lo que podía hacer para no quedarme dormida. Aun así, pasar la clase medio dormida hizo que pasara más rápido. Me sobresalté cuando sonó la campana.
Cuando todos recogieron sus cosas y comenzaron a salir, el Sr. Gladly se me acercó y dijo en voz baja: “Me gustaría que te quedes unos minutos, por favor”.
Solo asentí y guardé mis libros, luego esperé a que el maestro terminara de negociar dónde encontrarse a los ganadores del concurso de la clase para poder darle sus premios.
Cuando éramos solo yo y el Sr. Gladly en el aula, se aclaró la garganta y luego me dijo: “No soy estúpido, ¿sabes?”.
“Está bien”, respondí, insegura de cómo responder.
“Tengo una idea de lo que sucede en mi clase. No sé exactamente quién, pero sé que algunas personas te están haciendo pasar un mal momento “.
“Claro”, dije.
“Vi el desastre que quedo en tu asiento habitual hoy. Recuerdo hace unas semanas cuando pusieron pegamento en tu escritorio y silla. También hubo un incidente que sucedió a comienzos de año. Todos tus profesores tuvieron una reunión sobre eso “.
No pude mirarlo a los ojos cuando trajo el último evento. Me miré los pies.
“¿Y supongo que hay más de lo que no sé?”
“Sí”, dije, aun mirando hacia abajo. Fue difícil explicar cómo me sentía acerca de esta conversación. Me alegré, creo, de que alguien lo hubiera mencionado, pero me molestó que ese alguien fuera el Sr. Gladly. También me sentí avergonzada, como si me hubiera chocado con una puerta y alguien estuviera esforzándose demasiado para asegurarse de que estuviera bien.
“Te pregunté después del incidente del pegamento. Te lo vuelvo a preguntar. ¿Estarías dispuesta a ir a la oficina conmigo, a hablar con el director y el subdirector?
Después de unos momentos de consideración, levanté la vista y le pregunté: “¿Qué pasaría?”
“Tendríamos una discusión sobre lo que ha estado sucediendo. Tu nombrarías a la persona o personas que consideras responsables, y cada una de ellas sería llamada para hablar con el director, a su vez “.
“¿Y serían expulsadas?”, Pregunté, aunque ya sabía la respuesta.
El Sr. Gladly negó con la cabeza, “Si hubiera pruebas suficientes, serían suspendidas por varios días, a menos que hayan hecho algo muy serio. Ofensas adicionales podrían llevar a suspensiones o expulsiones más largas “.
Solté una risita triste, sintiendo que la frustración crecía, “Genial. Entonces, tal vez se pierdan unos días de escuela, y solo si puedo probar que estaban detrás de todo … y si son suspendidas o no, se sienten cien por ciento justificadas en cualquier cosa que le hagan a la soplona para vengarse “.
“Si quieres que las cosas mejoren, Taylor, tienes que empezar en algún lado”.
“Ese no es un punto de partida. Me estaría disparando en el pie “, le dije, tirando de mi bolso sobre mi hombro. Cuando él no respondió de inmediato, salí del aula.
Emma, ​​Madison, Sophia y media docena de otras chicas estaban de pie en el pasillo, esperándome.
[1] La distancia que usa Taylor es una decima de milla, lo que equivale a 176 yardas o 160 metros.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.17 16:42 master_x_2k Agitación 1

Este es el último capítulo completo traducido por Hidet.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Agitación I_____________________

El martes por la mañana lo primero que hice fue salir a correr. Me levanté a la hora de siempre, le pedí perdon a mi padre por no desayunar con el, y salí por la puerta, con la capucha de la sudadera puesta para esconder el desastre de mi pelo sin peinar.
Había algo unico en salir y hacer algo antes de que la ciudad se hubiera despertado. Normalmente no salia tan pronto, así que fue un cambio que agradecí. Mientras me dirigia al este con un trote ligero, no había coches o gente en las calles. Eran las seis treinta de la mañana, y el solo acaba de salir, así que las sombras eran largas. El aire era lo bastante frio como para que mi aliento se condensara. Era como si Bahía Brockton fuera un pueblo fantasma, en el buen sentido.
Mi entrenamiento consistia en correr cada mañana, y alternar entre correr más y hacer otros ejercicios por lastardes, dependiendo de que dia de la semana fuera. El objetivo principal era conseguir más aguante. En febrero, Sophia había convencido a unos chicos para que intentaran cogerme, creo que el objetivo era atarme con cinta aislante a un poste. Había escapado, ayudada por el hecho de que a los chicos no les importaba tanto como para correr en serio, pero me quedé exhausta después de correr sólo una calle. Había sido un jarro de agua fria justo cuando estaba empezando a pensar en salir en traje. Poco después, había empezado a entrenar. Tras unos cuantos intentos, había cogido una rutina. Ahora estaba más en forma. Aunque no podría haber dicho que estaba gorda antes, tenía la desafortunada combinación de una pequeña tripa, pechos pequeños y piernas y brazos tan anchas como el palo de una escoba. La combinación había hecho que pareciera una rana forzada a ponerse a dos patas. Tres meses y medio habían quemado la grasa de mi cuerpo, dejandome muy esbelta, y me habían dado el aguante necesario para trotar a un ritmo constante sin dejarme sin aliento. Pero no quería solo trotar. Aumenté el ritmo cada calle que pasaba mientras me dirigía hacia el agua. Para cuando iba por la quinta calle, ya estaba corriendo.
Mi idea era no preocuparme demasiado de contar los kilómetros o medir las distancias. Eso solo parecía distraerme de mi conocimiento de mi cuerpo y sus limitas. Si lo notaba demasiado facil, simplemente me obligaba a esforzarme más que el dia anterior. La ruta que cogía cambiaba cada día, por insistencia de mi padre, pero normalmente me llevaba al mismo sitio. En Bahía Brockton, ir al este te llevaba a dos sitios. O acabas en los Muelles, o acababas en el Paseo. Como la mayoría de las zonas de los Muelles no eran sitios por los que pasases sin problemas, con vagabundos, pandillas y crimines en general, me mantuve en las calles principales que pasaban de largo de los Muelles y al Paseo Maritimo. Eran más o menos las nueve cuando soía llegar al puente que pasaba por encima de Lord Street. De allí, estaba a una calle del Paseo Marítimo.
Reduje el ritmo cuando la acera terminó y empezó la plataforma de madera. Aunque me dolían las piernas y estaba sin aliento, me forcé a mantener un ritmo lento en vez de pararme.
Por el paseo maritimo, la gente estaba empezando el dia. La mayoría de los sitios aun estaban cerrados, con sistemas de seguridad a la ultima, persianas de acero y rejas de metal protegiendo todas las tiendas de lujo, pero había cafeterias y restaurantes abriendo. Otras tiendas tenían furgonetas aparcadas delante, y estaban ajetreadas cargando sus pedidos. Solo había unas cuantas personas pasando por allí, lo que hizo que fuera facil encontrar a Brian.
Brian estaba apoyado en la barandilla de madera, mirando la playa. Apoyado en la barandilla a su lado había una bolsa de papel y una bandejita de cartón con un café en cada uno de los cuatro huecos. Me paré a su lado, y me saludó con una amplia sonrisa.
"Hey, llegas justo a tiempo," dijo Brian. Iba diferente de cuando le había visto el lunes. Llevaba un sueter debajo de una chaqueta, sus vaqueros no estaban rotos, y sus botas relucian. El lunes, me había dado la impresión de una persona normal que vivía en los Muelles. La ropa de moda y a medida que llevaba hoy le hacía parecer alguien que estaba en su sitio en el Paseo Marítimo, junto con los clientes que compraban en tiendas donde nada costaba menos de cien dolares. El contraste y la facilidad con la que parecía haber hecho la transición eran sorprendentes. Mi valoración de Brian subió un poco.
"Hey," dije, sintiéndome un poco avergonzada por haber tardado tanto en responder, y pensando que mi ropa era increiblemente fea en comparación. No había esperado que se vistiera tan bien. Esperé que el estar sin aliento fuera una excusa creible para tardar en responder. No había nada que pudiera hacer sobre mi ropa.
Hizo un gesto hacia la bolsa de papel, "Tengo donuts y croissants de la cafetería de allí, y café si quieres."
"Quiero," dije, y luego me sentí tonta por hablar como un troglodita. Le eché la culpa al hecho de que fuera tan pronto por la mañana. Para intentar salvarlo, añadí "Gracias."
Pesqué un donut cubierto de azucar y le di un mordisco. Inmediatamente noté que no era el tipo de donut que se fabricaba en masa en una fabrica central y luego se llevaba a las tiendas para que los hornearan por la mañana. Era recien hecho, probablemente en la tienda al otro lado de la calle, vendido directamente despues de salir del horno.
"Que bueno", dije, chupando el azucar de mis dedos antes de ir a coger uno de los cafés. Viendo el logo, miré a la cafeteria y pregunté "¿Ahí no cuestan, como, quince dolares la taza?"
Brian se rió un poco, "Podemos permitirnoslo, Taylor."
Me llevó un segundo procesar la idea, y según hice la conexión, me sentí como una idiota.
Estos tipos estaban sacando miles de dolares por un trabajo, y me habían dado dos mil dolares de entrada. No estaba dispuesta a gastarme el dinero, sabiendo de donde venía, asi que estaba cogiendo polvo en el agujero en el que escondia mi traje, llamándome. Tampoco podía decirle a Brian que no lo iba a gastar, sin arriesgarme a explicarle por qué.
"Si, supongo" dije eventualmente. Apoyé los codos en la barandilla de madera al lado de Brian y miré al agua. Había unos pocos fanáticos del windsurf preparándose para empezar el dia. Supongo que tenía sentido, porque luego habría algun barco saliendo al agua.
"¿Que tal tu brazo?" Preguntó
Extendí el brazo, cerré el puño y lo aflojé para demostrar. "Solo me duele cuando lo flexiono." No le dije que había dolido tanto como para costarme algo de sueño la noche anterior.
"Dejaremos los puntos una semana o así, creo, antes de quitartelos." Dijo Brian. "Puedes ir a ver a tu médico a que lo haga, o puedes pasarte y yo me encargo."
Asentí. Una rafaga del viento con olor a agua salada y a algas me quitó la capucha, y dediqué un momento a apartarme el pelo de la cara y a volver a ponerme la capucha.
"Siento lo de Rachel y todo el incidente de anoche." Dijo Brian. "Quería pedirte perdon antes, pero pensé que sería mala idea sacar el tema con ella delante."
"No me importa" En realidad no estaba segura de que no me importara, pero no era culpa suya. Intenté expresar lo que pensaba "Creo, bueno, supongo que esperaba que me atacaran desde el momento en que me pusiera el traje, asi que no deberia sorprenderme, ¿verdad?"
Brian asintió, pero no dijo nada, asi que añadí, "Me pilló un poco por sorpresa que fuera alguien que se supone que esta en mi equipo, pero lo superaré."
"Solo para que lo sepas," me dijo Brian, "Solo por lo que vi después de que te fueras anoche y según se levantava la gente esta mañana, Rachel parece haber dejado de protestar tanto sobre que alguien nuevo se una al equipo. Sigue sin gustarle, pero me sorprenderia que montara un numero así otra vez."
Me reí, quizás más agudo y más abruptamente de lo que me habría gustado. "Dios, espero que no."
"Ella es un caso especial," dijo Brian, "Creo que crecer como lo hizo la ha dejado algo tocada. Sin familia, demasiado mayor y, eh, no lo bastante atractiva como para ser una buena candidata para la adopción. Me siento mal diciendo eso, pero es ocmo funcionan esas cosas, ya sabes." Me miró por encima del hombro
Asentí
"Así que se pasó una decada en acogida, sin un lugar fijo donde vivir, peleando con uñas y dientes con los otros niños de acogida por las posesiones más basicas. Creo que ya estaba algo tocada antes de conseguir los poderes, y los poderes solo la han vuelto aun más antisocial."
"Tiene sentido," dije, y añadí "leí su pagina en la wiki."
"Así que ya sabes algo," dijo Brian, "Es dificil tratar con ella, hasta para mí, y creo que hasta me considera un amigo... o al menos tan amigo como alguien como ella puede considerarte. Pero si al menos puedes tolerarla, deberías ver que tenemos una buena dinámica de equipo."
"Claro", dije, "Lo intentaremos, al menos"
Me sonrió, y aparté la mirada, avergonzada.
Vi a un cangrejo pasando por la playa justo debajo de nosotros. Extendí mi poder y lo paré de golpe. Aunque no me hacía falta, le apunté con un dedo, y luego moví el dedo lentamente mientras le hacía seguir a donde estaba apuntando con el dedo. Como Brian y yo nos estabamos apoyando en la barandilla, y no había practicamente nadie en el pase oque no estuviera ocupado trabajando o abriendo su tienda, estaba bastante segura de que nadie descubriria que estaba haciendo.
Brian vió al cangrejo dando vueltas en circulos y ochos y sonrió. Con aire de conspiratorio, se acercó a mi y me susurró "¿Puedes controlar cangrejos también?"
Asentí, sintiendome algo emocionada por que estuvieramos pegados así, compartiendo secretos mientras la gente a nuestro alrededor no se daba cuenta de nada. Le dije, "Solía pensar que podía controlar cualquier cosa con un exoesqueleto o una concha. Pero puedo controlar gusanos también, entre otras cosas, y no tienen conchas. Creo que todo lo que hace falta es que tengan cerebros muy simples."
Le hice correr en circulos y hacer ochos un poco más, y luego lo solté para que siguiera con su vida.
"Debería llevarles al resto su café antes de que vengan a buscarme. ¿Quieres venirte?" preguntó Brian.
Negué con la cabeza. "Tengo que ir a casa y prepararme para el instituto."
"Ah, cierto," dijo Brian, "Se me olvida."
"¿Vosotros no vais?"
"Yo hago cursos online," dijo Brian, "Mi familia cree que es para que pueda conseguir un trabajo para pagarme el piso... lo que en parte es cierto. Alec lo dejó, Rachel nunca fué, y Lisa se adelantó a su curso y ya tiene su titulo. Hizo trampas con su poder, pero lo tiene."
"Ah," dije, pensando en el hecho de que Brian tenía un apartamento. No el hecho de que Grue el supervillano tuviera un apartamento – Lisa me lo había mencionado - si no en el hecho de que Brian el adolescente con padres y cursos en los que centrarse tuviera uno. No hacia más que cambiar mi marco de referencia para intentar entenderle.
"Toma, un regalo," dijo, cogiendo algo de su bolsillo y extendiendo la mano.
Me asusté al pensar en aceptar otro regalo. Los dos mil dolares que me habian dado ya pesaban bastante en mi consciencia. Pero quedaría mal si no lo aceptaba. Me obligué a poner la mano debajo de la suya, y soltó una llave con una corta cadena en la palma de mi mano.
"Es de nuestro loft," me dijo "Y va en serio. Nuestro incluyendote a ti. Puedes venir cuando quieras, aunque no haya nadie. Relajate y ve la tele, comete nuestra comida, llenanos el suelo de barro, gritale al resto por llenar el suelo de barro, lo que sea."
"Gracias" le dije, sorprendiendome a mi misma al descubrir que estaba realmente agradecida.
"¿Vas a venir despues del instituto, o te veo aqui mañana por la mañana?"
Lo pensé por un segundo. Anoche, no mucho antes de que me fuera, Brian y yo habíamos estado hablando de nuestro entrenamiento. Cuando había mencionado que salia a correr por las mañanas, había sugerido vernos regularmente. La idea era mantenerme al dia, poruqe no estaba viviendo en el escondite del grupo como Lisa, Alec y Rachel. Tenía sentido, y había aceptado. Había ayudado que Brian fuera quien mejor me caía del grupo. Por alguna razón me era más facil sentirme identificada con el. No es que no me cayera bien Lisa, pero estar con ella me hacía sentir como si tuviera la Espada de Damocles colgando sobre mi cabeza.
"Me pasaré luego," decidí en voz alta, sabiendo que podría dejarlo de lado si no me comprometía. Antes de que empezaramos a hablar otra vez, le saludé rapidamente con la mano y empecé a correr de vuelta a casa, con la llave de su escondite firmemente apretada en la mano.
Dirigirme a casa y prepararme para el instituto me dejó con un sentimiento de aprensión, como un peso en mi pecho. Había estado intentando no pensar en las burlas de Emma y en haber huido del instituto llorando. Había pasado una hora o dos dando vueltas en la cama, repitiendo el evento en mi cabeza mientras el dolor en la muñeca me despertaba cada vez que empezaba a dormirme. Aparte de eso, había conseguido evitar pensar en el tema. Ahora la perspectiva de volver me agobiaba, aunque era imposible no pensar en ello mientras me dirigia a casa, me preparaba y cogía el autobus.
No pude evitar pensar en el dia que me esperaba. Aun tenia que hacer frente a las consecuencias de perder dos tardes de clase. Eso era serio, especialmente porque me había pasado la fecha límite para entregar el proyecto de arte. Me dí cuenta de que mi proyecto de arte estaba en mi mochila, y la ultima vez que había visto la mochila había sido cuando Sophia había estado encima de ella, sonriéndome.
También estaba el hecho de tener que ir a la clase del Sr. Gladly. Ya daba bastante asco, estando Madison en esa clase y teniendo que hacer trabajos en equipo con gente como Sparky o Greg. Sabiendo que tenía que sentarme ahí y escuchar a Mr. Gladly dar clase cuando le había visto darme la espalda cuanto estaba siendo acosada... Eso daba más asco aún.
Esa no era la primera vez que tenia que convencerme para ir al instituto. Engañarme a mi misma para ir y quedarme. Los peores dias habían sido en mi primer año de instituto, cuando las heridas de la traición de Emma aun eran recientes y no había pasado por tanto como para preveer la variedad de cosas que se les podrían ocurrir. Entonces había sido terrorífico, porque no sabía qué esperar, no sabía donde o cuando pondrían los limites, si es que los ponían. Había sido dificil, tambien, volver en Enero. Había pasado una semana en el hospital bajo observación psiquiatrica, y sabía que todos habían oido la historia.
Me quedé mirando por la ventana del autobus, mirando a la gente o los coches. En dias como este, después de ser humillada en público, convencerme hasta el punto en el que estaba dispuesta a pasar por la puerta del instituto era cuestión de hacer tratos conmigo misma e intentar mirar más allá del dia de instituto. Me dije que iria a la clase de ordenadores de la Señora Knott. Ninguna del trio estaría allí, sería bastante facil, y podría dedicar el rato a navegar por internet. A partir de ahí, solo era cuestión de convencerme a mi misma de caminar por el pasillo hasta la clase del Señor Gladly.
Si me obligaba a hacer eso, me prometí, me daría un capricho. Un descanso para comer dedicado a leer los libros que había estado guardando, o algún bollo comprado en una tienda después del instituto. Para las clases de la tarde, tendría que pensar en algo más que quisiera, como ver una serie de TV que me gustara o trabajar en mi traje. O, pensé, quizás simplemente podría pensar en estar con Lisa, Alec y Brian. Excepto por la parte ne la que casi me mutilan los perros de Perra, había sido una buena noche. Comida tailandesa, los cinco tirados en los sofás, viendo una peli de acción en una televisión enorme con sonido surround. No me olvidaba de lo que eran, pero pensé que no tenía ninguna razon para sentirme mal por pasar el rato con ellos cuando eramos –en todos los sentidos - sólo un grupo de adolescentes pasando el rato. Además, era por una buena causa. Si se relajaban conmigo quizás revelaran algun secreto, ¿no?
Según me bajaba del autobus, con un par de viejos cuadernos en una mano, mantuve esa idea en la cabeza. Podía relajarme en clase de la Señorita Knott, y luego solo tenia que aguantar tres clases de 90 minutos. Quizás, se me ocurrió, podría intentar encontrar y hablar con mi profesora de arte en el descanso para comer. Significaría mantenerme fuera del alcance del trio, y quizás podría acordar algo para hacer otro proyecto o al menos no sacar un cero. Mis notas eran lo bastante pasables que quizás podría aprobar con un cero en el proyecto, pero aun así, ayudaría. Quería hacer algo más que simplemente aprobar, especialmente con toda la mierda que tenía que aguantar.
La señorita Knott llegó a la clase más o menos a la vez que yo, y abrió la clase para dejarnos entrar. Como una de las ultimas de los cuarenta y pocos alumnos en llegar, acabé al final de la multitud. Mientras esperaba a que hubiera bastante sitio en la puerta, vi a Sophia hablar con tres de las chicas de la clase. Parecía que acabara de llegar de su entrenamiento de atletismo.
Sophia tenía la piel oscura y el pelo negro lo bastante largo como para que le llegara a los riñones, pero ahora lo llevaba recogido en una coleta. No podía evitar resentir el hecho de que aun estando sudada, manchada y que fuera una zorra notable, practicamente todos los chicos del instituto se quedarian con ella antes que conmigo.
Dijo algo, y todas las chicas se rieron. Aun cuando sabía, racionalmente, que no estaba en un lugar alto de la lista de cosas de las que hablarían y que probablemente no estaban hablando de mi, se me encogió el corazón. Me acerque al atasco de alumnos esperando a entrar por la puerta, para que no me pudieran ver. No funcionó. Cuando un grupo de estudiantes entraba en la sala, via a Sophia mirándome. Hizo una expresión de lloriqueo exagerada, pasandose un dedo desde el ojo por la mejilla, imitando una lágrima. Una de las otras chicas se dió cuenta y se rió, inclinandose sobre Sophia mientras ella le susurraba algo al oido. Ambas se rieron. Mis mejillas ardieron con humillación. Sophia me dirigió una ultima sonrisa burlona y se giró para alejarse mientras las otras chicas se ponian en fila para entrar a la sala.
Sintiendome mal mientras lo hacía, me di la vuelta y fuí otra vez pasillo abajo, hacia la puerta principal del instituto. Sabía que sería mucho más dificil volver mañana. Durante un año y tres cuartos, había estado aguantando esta mierda. Había estado nadando a contra corriente mucho tiempo, y aun cuando sabía las consecuencias a las que me enfrentaría si seguía faltando al instituto así, era mucho más facil dejar de esforzarme contra la corriente y simplemente darme la vuelta.
Con las manos en los bolsillas, sintiendo ya un alivio amargo, cogí un atubos hacia los Muelles.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.17 15:41 master_x_2k Gestación 1

Con permiso de Hidet, el traductor original, voy a subir los primeros capitulos

Indice > Capitulo Siguiente

________________________Gestación 1________________________

Breve nota del autor: Esta historia no está pensada para lectores jóvenes o sensibles.
La clase terminaba en cinco minutos y lo único que podía pensar era, una hora es demasiado tiempo para comer.
Desde el principio del semestre, había estado esperando con ganas a la parte de la clase de Mr. Gladly de Asuntos Globales en la que empezaríamos a hablar de capas. Ahora que al fin había llegado, no podía centrarme. Me removí, mi bolígrafo moviéndose de mano a mano, golpeando la mesa o dibujando una figura en la esquina de la pagina donde se uniría a otros garabatos. Mis ojos estaban también inquietos, volando del reloj encima de la puerta a Mr. Gladly y de vuelta al reloj. No estaba captando bastante de su lección como para enterarme de nada. Doce menos veinte, cinco minutos hasta que terminase la clase.
Él estaba animado, claramente interesado en el tema del que estaba hablando, y por una vez, la clase estaba escuchando. Era el tipo de profesor que intenta ser amigo de sus alumnos, el tipo que se hace llamar Mr. G. en vez de Mr. Gladly. Le gustaba acabar la clase antes de lo habitual y hablar con los chicos populares, mandaba muchos trabajos en grupo para que otros pudieran estar con sus amigos en clase, y nos hacia hacer trabajos “divertidos” como juicios de pega.
Me parecía uno de los chicos populares que se había convertido en un profesor. Probablemente pensaba que era el favorito de todos. Me preguntaba como reaccionaria si oyera mi opinión al respecto. ¿Rompería la imagen que tenia de si mismo o lo pasaría por alto como una anomalía de la chica triste que nunca hablaba en clase?
Eché un vistazo por encima de mi hombro. Madison Clements se sentaba dos filas a mi izquierda y dos asientos más atrás. Me vio mirando y sonrió, estrechando sus ojos, y baje la mirada al cuaderno. Intenté ignorar el feo y amargo sentimiento formándose en mi estomago. Miré al reloj. Once cuarenta y tres.
“Vamos a dejarlo aquí” dijo Mr. Gladly. “Lo siento chicos, pero hay deberes para el fin de semana. Pensad en los capas y como han impactado el mundo a vuestro alrededor. Haced una lista si queréis, pero no es obligatorio. El lunes nos separaremos en grupos de cuatro y veremos que grupo tiene la mejor lista. Le compraré al grupo ganador golosinas de la maquina expendedora” Hubo algunos aplausos, seguidos por la clase disolviéndose en un caos ruidoso. La sala estaba llena de sonidos de archivadores cerrándose, libros de texto y cuadernos siendo cerrados de golpe, sillas arañando baldosas baratas y el sordo rugido de conversación emergente. Un grupo de los miembros más sociales de la clase se reunieron alrededor de Mr. Gladly para hablar.
¿Yo? Yo solo guardé mis libros y me mantuve callada. No había escrito casi nada de apuntes. Había grupos de garabatos extendiéndose por la pagina y números en los margenes donde había contado los minutos hasta la comida como si llevase la cuenta del temporizador de una bomba.
Madison estaba hablando con sus amigas. Era popular, pero no guapa como las chicas populares estereotípicas de la televisión . En vez de eso ella era “adorable”. Exageraba esa imagen con extensiones azul cielo en su pelo marrón a la altura del hombro y una actitud mona. Madison llevaba un top sin tirantes y una falda vaquera, lo que me parecía una absoluta estupidez dado que aun era lo bastante pronto en la primavera como para que pudiésemos ver nuestro aliento por las mañanas.
No estaba exactamente en una posición para criticarla. Le gustaba a los chicos y tenia amigos, mientras que lo mismo no se podía decir de mi. La única característica femenina que tenia a mi favor era mi pelo oscuro rizado, que me había dejado largo. La ropa que llevaba no enseñaba piel, y no me llenaba de colores brillantes como un pájaro presumiendo de su plumaje.
Ella les gustaba a los chicos, creo, porque era atractiva sin ser intimidante.
Si supieran.
La campana sonó con un cadencioso ding-dong, y fui la primera en salir. No corrí, pero me moví a un ritmo decente mientras me dirigía por las escaleras al tercer piso e iba al baño de chicas.
Había media docena de chicas ya allí, lo que significaba que tenía que esperar a que quedara libre un cubículo. Vigile nerviosa la puerta del baño, notando que mi corazón se encogía cada vez que alguien entraba.
Tan pronto como hubo un cubículo libre entré y eché el pestillo. Me apoyé contra el muro y exhalé lentamente. No era exactamente un suspiro de alivio. Alivio implica que te sientes mejor. No me sentiría mejor hasta que llegase a casa. No, solo me sentía menos inquieta.
Pasaron quizás cinco minutos hasta que paró el ruido de otras chicas en el baño. Un vistazo por debajo de los tabiques me demostró que no había nadie más en los otros cubículos. Me senté en la tapa del retrete y cogí mi bolsa de comida para empezar a comer.
La comida en el retrete era rutinaria entonces. Cada día de instituto terminaba mi bolsa de comida y después hacia ejercicios o leía un libro hasta que la hora de comer había terminado. El único libro en mi bolsa que aun no había leído se llamaba “Triunvirato”, una biografía de los tres miembros principales del Protectorado. Estaba pensando en dedicar tanto tiempo como pudiera en el trabajo de Mr. Gladly antes de leer, porque no me estaba gustando el libro. Las biografías no eran lo mio, y especialmente no eran lo mio cuando sospechaba que era todo inventado.
Cual fuese mi plan, no tuve oportunidad de terminar mi wrap de pita. La puerta del baño se abrió de golpe. Me quedé congelada. No quería mover la bolsa y darle una pista a nadie sobre qué estaba haciendo, así que me quedé quieta y escuché.
No podía distinguir las voces. El ruido de la conversación fue ahogado por risas y el sonido de agua de los grifos. Alguien llamó a la puerta, sobresaltándome. Lo ignoré, pero la persona al otro lado volvió a llamar.
“Ocupado”, dije vacilante
“Oh dios mio, ¡es Taylor!” exclamó una de las chicas de fuera excitada, y después, respondiendo a algo que otra chica susurro, apenas la oí responder “¡Si, hacedlo!”
Me levanté de un salto, dejando caer al suelo de baldosas la bolsa con el ultimo bocado de mi comida. Lanzándome hacía la puerta, quité el cerrojo y empujé. La puerta no se movió. Hubo ruidos en los cubículos a ambos lados del mio, y luego un sonido encima de mi. Mire hacia arriba para ver que era, solo para ser rociada en la cara. Mis ojos empezaron a arder, y quede momentáneamente cegada por un fluido que enturbiaba mis gafas y hacía que me escocieran los ojos. Pude notar su sabor mientras caía en mi nariz y mi boca. Zumo de arándanos.
No pararon ahí. Conseguí quitarme las gafas justo a tiempo de ver a Madison y a Sophia inclinarse sobre la parte superior del cubículo, cada una con botellas de platico listas. Me agaché con las manos escudando mi cabeza justo antes de que vaciaran los contenidos sobre mi.
Resbaló por detrás de mi cuello, empapó mi ropa y mi pelo. Empujé la puerta otra vez, pero la chica al otro lado estaba sujeta contra ella con su cuerpo.
Si las chicas derramando zumo y refresco encima de mi eran Madison y Sophia, eso significaba que la chica al otro lado de la puerta era Emma, líder del trío. Notando una explosión de ira al darme cuenta, cargué contra la puerta, todo el peso de mi cuerpo golpeándose contra ella. No sirvió para nada, y mis zapatos perdieron tracción en el suelo lleno de zumo. Caí de rodillas en el charco de zumo.
Botellas de plástico vacías con etiquetas de zumos de uvas y de arándanos cayeron al suelo a mi alrededor. Una botella de refresco de naranja rebotó en mi hombro para caer en el charco antes de rodar bajo el tabique. El olor de bebidas afrutadas y refrescos era enfermizamente dulce.
La puerta se abrió de golpe y lancé una mirada penetrante a las tres chicas. Madison, Sophia y Emma. Mientras que Madison era mona, una flor tardía, Sophia y Emma eran el tipo de chicas que encajaban en la imagen de “reina del baile”. Sophia tenia la piel oscura, con un tipo delgado y atlético que había desarrollado como corredora en el equipo del instituto. La pelirroja Emma, por otro lado, tenia todas las curvas que querían los chicos. Era lo bastante guapa como para conseguir trabajos ocasionales como modelo amateur para los catálogos que sacaban las tiendas y centros comerciales locales. Las tres estaban riéndose como si fuera la cosa más graciosa del mundo, pero los sonidos de su diversión apenas se registraron en mi cabeza. Mi atención estaba en el ligero rugido de la sangre bombeando en mis orejas y un urgente, amenazador “sonido” que no se volvería menos ruidoso o menos persistente si me tapaba los oídos. Podía notar gotas corriendo por mis brazos y mi espalda, aun fríos de las maquinas expendedoras refrigeradas.
No confiaba en decir nada que no les diera más munición para meterse conmigo, así que me quede callada.
Cuidadosamente, me puse de pie y les di la espalda para coger mi mochila de encima del retrete. Verla me hizo pararme. Había sido verde caqui, antes, pero ahora manchas morado oscuro la cubrían, la mayoría de los contenidos de una botella de zumo de uva. Echándomela sobre los hombros me di la vuelta. Las chicas ya no estaban allí. Oí la puerta del baño cerrarse de golpe, cortando los sonidos de su diversión, dejándome sola en el baño, empapada.
Me acerqué al lavabo y me mire en el arañado y sucio espejo que estaba anclado encima. Había heredado una boca amplia, expresiva y de labios finos de mi madre, pero mis ojos grandes y mi figura desgarbada hacían que me pareciera mucho más a mi padre. Mi oscuro pelo estaba lo bastante empapado como para pegarse a mi cabeza, cuello y hombros. Llevaba una sudadera marrón sobre mi camiseta verde, pero manchurrones marrones, rojos y naranjas recorrían ambas. Mis gafas estaban perladas con con las gotas multicolor de zumo y refresco. Una gota corrió por mi nariz y cayó de la punta para aterrizar en el lavabo.
Usando un trozo de papel del dispensador, limpié mis gafas y me las puse otra vez.
Las manchas que quedaron hicieron que fuera igual de difícil o más ver de lo que había sido.
Respira hondo, Taylor, me dije a mi misma
Me quité las gafas para limpiarlas de nuevo con un papel mojado, y descubrí que las manchas seguían ahí.
Un inarticulado grito de furia y frustración escapó de mis labios, y le di una patada al cubo de plástico que había debajo del lavabo, lanzando el cepillo para retretes que había dentro volando contra la pared. Como eso no fue suficiente, me descolgué la mochila y usé las dos manos para lanzarla. Ya no usaba mi taquilla: Ciertos individuos la habían vandalizado o abierto en cuatro ocasiones diferentes. Mi mochila pesaba, cargada con todo lo que había anticipado que necesitaría para las clases de hoy. Crujió audiblemente con el impacto.
“¡¿Que coño?!” Le grité a nadie en particular, mi voz haciendo eco en el baño. Había lagrimas en los bordes de mis ojos.
“¡¿Que coño se supone que tengo que hacer?!” Quería pegarle a algo, romper algo. Para tomar represalias contra la injusticia del mundo. Casi golpeé el espejo, pero me contuve. Era algo tan pequeño que parecía que me haría sentir aun más insignificante en vez de desahogar mi frustración.
Llevaba soportando esto desde el primer día de instituto, hace año y medio. El baño había sido lo más parecido que podía encontrar a a un refugio. Había sido solitario e indigno, pero era un lugar al que podía huir, un lugar donde estaba fuera de su alcance. Ahora no tenia ni siquiera eso.
Ni siquiera sabia que se suponía que tenia que hacer para las clases de la tarde. Hoy había que entregar nuestro proyecto de arte, y no podía ir a clase así. Sophia estaría allí, y podía imaginar su presumida sonrisa de satisfacción cuando apareciera con pinta de haber intentado teñir toda mi ropa.
Además, acaba de lanzar mi mochila contra el muro y dudo que mi proyecto aun estuviera entero.
El zumbido al borde de mi conciencia estaba poniéndose peor. Mis manos temblaron mientras me doblaba y agarraba al borde del lavabo, respiraba larga y profundamente y dejaba que mis defensas cayeran. Durante tres meses, me había contenido. ¿Ahora mismo? Ya no me importaba. Cerré los ojos y note el zumbido cristalizar en información concreta. Tan numerosos como las estrellas en el cielo nocturno, minúsculos nudos de intrincados datos llenaron el área a mi alrededor. Podía centrarme en cada uno por turnos, cogiendo detalles. Los grupos de datos habían estado vagando hacia mi por reflejo desde que me salpicaron por primera vez en la cara. Respondieron a mi subconsciente, mis pensamientos y emociones, tan reflejo de mi frustración, mi ira, mi odio por esas tres chicas como lo eran mi corazón golpeando en mi pecho o mis manos temblando. Podía hacerles parar u ordenarles que se movieran casi sin pensar en ello, igual que podía levantar un brazo o mover un dedo.
Abrí los ojos. Podía notar la adrenalina vibrando por mi cuerpo, la sangre corriendo por mis venas. Tuve un escalofrío por las bebidas heladas que el trío había vaciado sobre mi, y por anticipación y un poco de miedo. En cada superficie del baño había bichos; Moscas, hormigas, arañas, cienpies, milpies, tijeretas, escarabajos, avispas y abejas. Cada segundo que pasaba más fluían al interior de la habitación a través de la ventana abierta y las varias entradas al baño, moviéndose con sorprendente velocidad. Algunos se arrastraron dentro a través de un hueco donde el desagüe del lavabo entraba al muro mientras que otros emergieron del agujero triangular del techo donde una sección de la espuma aislante se había roto, o de la ventana abierta con pintura desgastada y colillas de cigarrillos aplastadas entre clase y clase. Se reunieron a mi alrededor y se extendieron por cada superficie disponible; primitivos grupos de señales y respuestas, esperando a más ordenes.
Mis sesiones de practica, realizadas lejos de ojos curiosos, me habían dicho que podía indicar a un solo insecto que moviera una antena, o ordenar a la horda reunida que se moviera en formación. Con un pensamiento, podía separar un grupo particular, una madurez o una especie de este revoltijo y mandarles lo que quisiera. Un ejercito de soldados bajo mi completo control.
Seria tan fácil, tan fácil, ir a por Carrie en el instituto. Darles al trío su justo merecido y hacerles arrepentirse de lo que me habían hecho pasar: los horribles e-mails, la basura que habían vaciado sobre mi escritorio, la flauta –la flauta de mi madre– que habían robado de mi taquilla. No solo eran ellas- Otras chicas y un puñado de chicos se habían unido, “accidentalmente” saltándome cuando pasaban los ejercicios, añadiendo sus voces a los insultos y al torrente de horribles e-mails, para conseguir el favor y la atención de tres de las chicas más guapas y más populares de nuestro curso.
Era muy consciente de que me pillarían y me arrestarían si atacaba a mis compañeros. Había tres equipos de superheroes y un numero de héroes solitarios en la ciudad. No me importaba. ¿Imaginar a mi padre viendo las secuelas en las noticias, su decepción conmigo, su vergüenza? Eso era más desalentador, pero aun así no compensaba la ira y la frustración
Excepto que yo era mejor que eso.
Con un suspiro, envié una orden al enjambre reunido. Dispersaos. La palabra no era tan importante como la idea detrás de ella. Empezaron a salir de la habitación, desapareciendo en las grietas en las baldosas y a través de la ventana. Andé hasta la puerta y me apoye en ella con la espalda para que nadie pudiera tropezar con la escena antes de que todos los bichos se hubieran ido.
Por mucho que quisiera, no podía seguir adelante. Aun temblando de humillación, conseguí convencerme de coger mi mochila y dirigirme pasillo abajo. Salí del instituto, ignorando las miradas fijas y las risitas de todos con los que me cruzaba, y cogí el primer autobús que se dirigía en la dirección general de mi casa. El frio de los comienzos de la primavera agravaba la molestia de mi pelo y ropas empapados, haciéndome temblar.
Iba a ser una superheroina. Ese era el objetivo que usaba para calmarme en momentos como este. Es lo que usaba para hacer salir de la cama los días de instituto. Era un loco sueño que hacia las cosas tolerables. Era algo que desear, algo por lo que trabajar. Hacia posible no seguir obsesionándome con el hecho de que Emma Barnes, líder del trío, había sido una vez mi mejor amiga.

Indice > Capitulo Siguiente

Si tienen instalado el RES pueden usar el 1 para ir al capitulo anterior, el 2 para abrir el indice y el 3 para abrir el siguiente capitulo.

Si hay algún voluntario para QA (edición, corrección) o traducción envieme un PM o dejen un comentario.

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.02.01 22:41 Cansine Cansine: Mi experiencia en NoFAP (aprox. 10 meses)

Buenas tardes con todos los que lean este texto. Es jueves, 01 de febrero del 2018, y aproximadamente calculo que llevo 10 meses, quizás más, en abstinencia de pornografía y orgasmos. ¿Por qué?, se preguntarán algunos. Para explicar y me entiendan déjenme contarles mi historia. Yo era un niño como todos juguetón, un poco inquieto. Tenía unos padres sobreprotectores; sin embargo, casi no paraban en mi casa.
Ya a la edad de 11 años tuve mi primer contacto con una revista pornográfica, yo pertenezco a la generación de los 90’s, a la sazón el internet no había llegado a la mayoría de las casas. Recuerdo que me causó desagrado, una suerte de repulsión. A esto le atribuyo gran parte, a que las personas en la revista no eran precisamente modelos, si no personas comunes, no muy atractivas y con bastante pelambre. Debo decir que no me inicié en la masturbación con revistas, fui incentivado de manera indirecta por un profesor de mi colegio de inicial. Este señor respondió “La masturbación no es mala en absoluto, yo también me masturbo…” a la pregunta que un compañero digamos “curioso” le formuló en clase de Matemática: “¿Profesor, la masturbación es mala?”
Fue suficiente para que quede atrapado por la masturbación. Lo hacia a todas horas, hasta llegué a lesionarme, y tuve que aprender a masturbarme de la manera convencional para no lacerarme el miembro en mis sesiones onanistas. «Claro, si la masturbación no es mala entonces puedo realizarla cuanto yo quiera, además se siente muy bien, y es fácil de realizar» pensé a mis 10 años de vida. Si tan solo hubiese alguien que me hubiese dado razones para no masturbarme, razones y no credos, soy agnóstico, aclaro, no estuviera pasando por esto. Entonces para mi “fortuna”, a mis 14 años mi papá contrata un servicio de internet, para qué su hijo estudie y haga las tareas, pensaba él. Creo que ya era un adicto a la masturbación cuando llegó el internet a mi casa, me masturbaba 4 veces a diario, una vez me masturbe en el salón de clases, alucinando con una chica de mi salón, la cual estaba presente. La llegada de internet me trastornó. Para que se hagan una idea contaré algunos hechos:
Luego solo veía el porno convencional, debo decir que me convertí, en una persona introvertida, tímida y con baja autoestima, no había tenido novia, creo que esta adicción me había apartado del mundo. Tenia bochornos, una vez cuando expuse en el colegio, termine de exponer y estaba completamente sudado, mi bivirí mojado, pensé que algo mal había en mí : Nadie suda tanto por una exposición en el colegio.
A mis 18 años me ocurrió mi primer ataque de pánico, a decir verdad, fueron 3 en el mismo día. Esto me marcó, me recluí en mi casa por 3 meses, no quería salir, el miedo se había apoderado de mí. Pero esta situación no podía continuar. Mi mamá me llevó al psiquiatra y este me diagnosticó fobia social y trastorno de ansiedad. «Bueno al menos ya se lo que tengo» pensé o eso creía. Me recetaron benzodiacepinas (el famosísimo Xanax), me fue mejor, pero no era igual, el problema seguía ah. Me comía la cabeza pensando en mi miedo que parecía no tener una causa cognitiva. Y como deben saber los que han probado esta “pepa” una vez pasa el efecto los síntomas regresan más fuertes y te hacen ir corriendo a comprar más, o si ya tienes a consumir más para calmar la puta ansiedad que te embarga. No solo son bochornos, también eran a dolores de cabeza( putos dolores como punzadas en la parte trasera de los ojos, constantes) y la gastritis que esto me generó, casi la olvido porque ya casi ni me molesta, sentir como el jugo gástrico quema el estómago, como tu estomógo se hincha, hasta que llega el punto que duele, los gases también hinchan los intestinos, y ¡ay, duele, duele, como no te imaginas!, el ácido sube por el estómago llega al esófago y lo quema, y a veces llega más arriba y llega hasta la faringe, se siente como si fuese agua hirviendo y te deja lacerado sin poder respirar unos segundos.
Tenia que encontrar una solución, probé de todo, fármacos, remedios naturales, nada parecía ser efectivo. Creo que ya me extendí bastante, por eso solo mencionaré que fue bastante lo que probé. Hasta que noté, luego de las maratónicas sesiones de pornografía en mi cuarto, al llegar de la academia, a veces llegaba a eyacular 7 veces en la pared de mi cuarto, pared que recibía sin rechistar mi semilla, como estaba tan cansado, dejaba de masturbarme 5 días, que cuando me abstenía de eyacular mis nervios y ansiedad y ataques disminuían en intensidad. En ese entonces desconocía del movimiento NoFap, cosa que luego de investiguar llevé a cabo.
Les digo que no he encontrado mejor solución a mis problemas que abstenerme de orgasmos y de ver pornografía, ahora ultimo estoy absteniéndome de cualquier cosa sexual. Antes de esta racha, tuve una racha de 8 meses, en el octavo mes experimente un sentimiento, LA FELICIDAD, LA ALEGRIA. ¿Alguno puede decir que ha sido completamente feliz? Yo lo fui, pensé que estaba curado de mi ansiedad y fobia. Me sentía como un niño, completamente feliz y libre, confiado en que haga lo que sea que haga me saldría bien, sin miedo. Para una persona que ha sufrido lo que he sufrido, debe ser esto la felicidad. Entonces pensé que podía intentar tener sexo con alguien, y busqué lo más fácil: ir de putas. No sentía miedo de llamar ni de ir, es más fue una experiencia divertida, pero al día siguiente me sentí un poco ansioso. Pensé entonces no solo es el porno lo que nos puede hacer recaer, si no también el sexo. Para comprobar esto fui de nuevo de putas esta vez ansioso y me encamé con una. La experiencia fue lamentable al día siguiente sentía mas ansiedad, tenia bochornos y la gastritis había regresado.
Ahora llevo 10 meses sin fap pero hace 4 semanas cuando casi me sentía muy bien, pequé y tuve cibersexo con una chica por internet, no eyaculé, pero si me éxite. Ahora me pesó. No me siento como si hubiese recaído eyaculando varias veces viendo pornografía, pero no estoy como hace 4 semanas cuando casi ya me sentía curado. Esa es mi historia supongo que contando la semi-recaida y haciendo estimaciones debe ser que llevo 7 meses en abstención. Sin más que contar por ahora, y dispuesto a responder las preguntas que surjan, me despido.
PD: Cuando se sientan recuperados no hagan lo que yo hice, deben darle más tiempo hasta estar totalmente seguros de su recuperación.
submitted by Cansine to NoFapES [link] [comments]


2016.04.29 17:03 Falkain ¿Consejos (para mujeres) para que ni las agredan sexualemente y no las violen? Leed esto majos..

Hoy toca salir por la noche. Has quedado con tus amigas y vais a ir de bares y a bailar después. Antes, te vistes con la ropa con la que te ves guapa, te maquillas, te peinas y hasta es posible que decidas ponerte unos tacones y que llenes tu bolso de tiritas por si le hacen a tus pies aquello que los tacones hacen: destrozarlos. Te miras al espejo unas cuantas veces para confirmar que te gusta cómo te has vestido, te sientes guapa (sin pensar en si la imagen que tienes es realmente la que te gusta o la que le gusta al patriarcado, porque ese es otro tema) y contenta porque te apetece ver a tus amigas y pasártelo bien. La noche transcurre sin incidentes, aparte de los típicos moscones molestos, algún piropo que no te apetecía oír y un par de babosos que te han mirado de una forma que ha hecho que la piel se te erizara, pero vamos, lo normal (¿o no debería ser lo normal?). Se ha hecho tarde y te duelen los pies. Probablemente te hayas preguntado un par de veces por qué has tenido que ponerte esos zapatos o esa falda que no te deja sentarte con comodidad, pero tus amigas te han dicho lo guapa que estás y ese chico que te gusta también, así que te sientes atractiva y contenta e incluso es posible que un poco más contenta de la cuenta gracias al último chupito al que el camarero ha insistido en invitaros. Te despides de tus amigas que viven en otro barrio, pero, antes de irte, todas te dicen que tengas cuidado y que escribas al llegar o cosas así, porque las mujeres sabemos que cuando una va sola a esas horas siempre corre algún riesgo. Sales de la discoteca y piensas en coger un taxi, pero vives a 15 minutos y te has gastado más dinero del que debías esta noche, así que empiezas a caminar. De camino a tu casa hay zonas iluminadas y zonas que no lo están tanto, pero es un trayecto relativamente seguro que haces a menudo. A estas horas ya no queda mucha gente por la calle. Delante de ti, una pareja que camina de la mano se mete en un portal cercano y, de pronto, te ves sola. Sacas el móvil o lo llevas en el bolsillo del abrigo, jugueteas con las llaves y cosas así. Alguien dijo algo en un programa de la tele sobre llevar las llaves en la mano, para que parezca que estás a punto de llegar. Empiezas a sentir un poco de miedo, pero te dices que eres tonta, que no va a pasar nada. Que has visto demasiadas películas. Al cruzar el parque, un hombre se acerca y camina detrás de ti. No lo ves, aunque oyes sus pasos cerca. Ahora sí estás asustada, pero no quieres que se te note. Por un lado crees que estás siendo ridícula: «Solo es alguien que va a su casa», te dices. Por otro lado, otra vocecilla te pregunta: «¿Y si no?». Llegados a este punto y como correr sería absurdo porque, primero, no sabes si te persiguen y, segundo, llevas esos malditos tacones, sacas el móvil y finges que hablas con tu novio o con tu padre. Te aseguras de decir en alto que ahora mismo llegas o que os encontráis en la próxima esquina, pero al mismo tiempo te sientes algo ridícula, porque el hombre que va detrás puede no tener el más mínimo interés ni en ti ni en tu conversación. De pronto te sientes culpable por tu aspecto: «Si no me hubiera puesto esta falda tan corta, si me hubiera pintado menos…». Al poco llegas a tu casa. Respiras tranquila y sientes que te has asustado por nada. Aun así, mandas un mensaje a tus amigas para que sepan que estás bien. La vida de una mujer transcurre entre situaciones tan absurdas como estas. Y no absurdas por el miedo, sino por tener que vivirlo. Absurdo por esa normalización de la violencia a la que somos sometidas mediante el miedo. Sabes desde niña que eres una víctima potencial de desalmados que pueden usar tu cuerpo a placer en cualquier momento y, al mismo tiempo, la sociedad te obliga a enseñarlo y a embutirlo en una talla 36, aunque si finalmente ocurre lo peor, eso se usará para condenar tu conducta porque se entiende, supongo, que en toda relación sexual no consentida también participan dos, el que agrede y la que se ha buscado que la agredan por vestirse como una puta.
En España, de todos los delitos denunciados, menos del 1% es una agresión sexual y en las cárceles tan solo el 5% de presos cumplen condena por este tipo de delito. La incidencia de las agresiones sexuales es muy baja en comparación con otros hechos típicos y aun así, la alarma social que generan es altísima, aunque no me queda claro si esa alarma es, en ciertos casos, por verdadera empatía hacia el infierno que ha vivido (y vivirá) la víctima o por algo mucho más relacionado con la cosificación de la mujer y esa cultura del “machismo amable” que se empeña en tratarnos a las mujeres como objetos preciosos a los que proteger. No digo, desde luego, que se deba restar importancia a tales actos, nada podría estar más lejos de mi planteamiento viendo que la cultura de la violación se perpetúa en cada sociedad de nuestro planeta, pero sí creo que habría que ver el asunto desde una dimensión más realista atacando el problema desde su origen. Vamos a matizar: el índice de violaciones es bajo, pero el de agresiones y abusos, no. Cada una de nosotras ha sufrido a lo largo de su vida algún tipo de manifestación de esta forma de violencia machista, bien sea en el colegio, cuando los compañeros jugaban a tocar el culo o levantar la falda de las chicas, bien por algún profesor de gimnasia más sobón de la cuenta, cuando vamos en el metro y un tipo decide frotarse con nosotras, cuando por la noche alguien se pega demasiado mientras bailas, cuando un ligue no entiende la palabra no a la primera… Es una violencia constante que hemos sufrido y sufrimos a lo largo de nuestra vida todas y cada una de nosotras y, sin embargo, nadie se lleva las manos a la cabeza por ello incluso se frivoliza al respecto. Una mujer vive su vida como víctima desde que es una niña, porque sí, los hombres son los victimarios, pero tu obligación como mujer es no provocarlos, ya que al parecer la sociedad supone que el nacer varón te convierte en un ser desprovisto de voluntad, un violador nato, atávico, que al ver a una mujer atractiva pierde completamente la racionalidad y la ataca cual león hambriento tras gacela coja. Si nos ponemos a pensarlo fríamente, esta cultura, esta sobredimensión del fenómeno de la violación y la despenalización social de las conductas diarias que finalmente desembocan en la agresión, hacen que todas las mujeres seamos víctimas constantes y vivamos bajo un estado de paranoia absoluto. Cuando agreden a una nos agreden a todas, porque el miedo se contagia y se expande como las ondas en el agua. Vivimos así. Eso es lo más sangrante. Sabemos que no debemos ir solas, que no debemos hablar con extraños, hacer autostop, vestir de determinada manera, beber más de la cuenta… Sabemos que nos pueden dañar y vivimos suponiendo que puede pasarnos en cualquier momento, algo que es tan sumamente aberrante que no comprendo cómo no nos ha dado todavía por llevar un hacha en el bolso. Por el contrario, los hombres no saben qué deben hacer para cambiar esto y probablemente la mayoría de ellos ni siquiera se plantean cuál es nuestra situación y qué medidas podrían tomar para que nos sintamos más seguras y no vivamos con miedo. Y para rizar el rizo, el Gobierno crea una lista para prevenir las agresiones sexuales (por si aún no teníamos bastante miedo) en la que nos dice cosas como que corramos las cortinas de casa y dejemos luces de varias habitaciones encendidas para que no parezca que estamos solas, que no caminemos por zonas solitarias ni solas ni acompañadas, que no pongamos en el buzón más que las iniciales o mi favorita: «Antes de aparcar su vehículo mire a su alrededor, por si percibiera la presencia de personas sospechosas (¿perdona? ¿llevan algún tipo de estigma reconocible?, ¿un cartel luminoso acaso?). Haga lo mismo cuando se disponga a utilizar su coche. Antes de entrar, observe su interior. Podría encontrarse algún intruso agazapado en la parte trasera». Porque ya no se trata solo de culpabilizar a la mujer, no. Se trata de atemorizarla hasta extremos patológicos, pero claro, por su bien, no vaya a ser que un pobre chiquillo con las hormonas descontroladas vaya y la viole. ¡Por Dios! ¿En qué cabeza cabe? Ninguna de estas listas tan bien pensadas dice a los hombres qué pueden hacer para no agredir a una mujer y ni siquiera les dicen qué hacer para diferenciarse de un violador o cómo hacer para no asustarnos cuando vamos solas por la calle (algo tan simple como «no seas capullo y cámbiate de acera» no sería para tanto ¿no?). Es más, tampoco hay una lista de recomendaciones que les digan a los hombres qué hacer si ven que otro está agrediendo a una mujer. Pero, además, estas recomendaciones no son solamente injustas, machistas y poco realistas, es que encima son contraproducentes, porque en la mayoría de las agresiones sexuales, agresor y víctima se conocían, es decir, que tú le pides a Pepe, tu amigo del alma, que te acompañe a casa porque el Gobierno te ha dicho que no vayas sola por la noche y llega Pepe y te viola. Es más, igual Pepe no te hace nada, pero cuando llegas a casa resulta que tu padrastro ha bebido más de la cuenta y va y te viola. O puede que estés casada y que al llegar a casa tu marido decida que hoy le apetece mambo quieras tú o no, porque para eso eres SU mujer. Finalmente, parece que el mayor riesgo que tenemos de sufrir abusos o agresiones sexuales es teniendo cualquier tipo de relación con hombres, pero de eso no dicen nada las fantásticas recomendaciones gubernamentales, porque ya sería lo más. ¿Y de quién es la culpa de que te violen? Pues dependiendo del juez o jueza que te toque, será tuya o del violador, o generalmente de los dos (eso si te atreves a denunciar), porque se valorará si pusiste o no resistencia, si habías bebido o no, si llevabas vaqueros o falda, etc. Se verá cuál es tu parte en todo este asunto, porque sí, la victimodogmática se expande a estos delitos nos parezca correcto o no. Y la sociedad tomará cartas en el asunto y opinará sobre ti, sobre si la denuncia es falsa o sobre si en el fondo lo querías, ¡la carnaza está en la mesa, vamos a darnos un festín! ¿Y qué hacemos entonces? Resulta que una forma de prevención es concienciar a la víctima de un delito de qué cosas debe o no debe hacer para protegerse. Y eso es eficaz. La eficacia es un concepto que nos gusta mucho en esta sociedad capitalista, claro, pero ¿qué pasa si la eficacia está reñida con la ética, con la justicia? Pues que no sirve para nada. Por ejemplo, eficaz podría ser el toque de queda para todos los varones a partir de las 8 de la tarde. Eficaz también sería la amputación de piernas, brazos y miembro a los agresores sexuales. Eficaz para evitar la reincidencia es matar a todo delincuente condenado por cualquier delito o eficaz es que pongan una cámara en cada hogar y un chip rastreador a cada uno de nosotros. Pero si la eficacia daña, si colisiona con los derechos fundamentales del individuo, estas políticas no sirven para nada. Son socialmente dañinas y no deberían considerarse. Personalmente creo que no hay justificación alguna en una lista de recomendaciones que suponen atemorizar a las mujeres y limitar nuestra libertad. No hay excusa razonable para que el Gobierno me diga por dónde puedo andar o qué debo poner en mi buzón y, por supuesto, las luces que debo encender cuando, además, no me pagan la factura de la luz. Las recomendaciones culpabilizan sí o sí a las mujeres porque nos hacen parte activa del delito (vaya, me han violado porque olvidé mi silbato). Se debe invertir, por tanto, en concienciación y educación del victimario y, si cabe alguna lista, que sea para ellos no para nosotras.
Por Milena García.
submitted by Falkain to Feminism [link] [comments]


2014.09.21 04:37 felminem Anécdota del CEO de Google México; Lino Cattaruzzi

El UNIVERSAL México
Su historia apareció en Femme Actuelle, la revista francesa de moda y belleza para mujeres. Un joven argentino entró al modesto restaurante en París y, después de no quedar satisfecho con el servicio, le pidió a la mesera hablar con el encargado.
La chef esa noche era también la dueña del lugar. El encargado de la cocina había renunciado ese mismo día, así que Anne-Laure se vio obligada a tomar las riendas de la cocina, su cocina.
Después de escuchar su disculpa, Lino Cattaruzzi le hizo llegar una tarjeta en blanco con sólo su número telefónico para ofrecerle ayuda, pues “tenía cierta experiencia de administración”. Para entonces, Lino ya había sido el número uno de AOL Argentina, había logrado vender la compañía exitosamente y estaba en París disfrutando su año sabático y a punto de convertirse en cocinero.
La historia no sería tan atractiva para aquella publicación si no fuera porque, además, la relación entre la dueña y su nuevo cocinero/administradoencargado de compras se volvió amorosa.
Hoy ese osado argentino está al frente de Google México y no piensa regresar, por ahora, a una cocina de restaurante. “Es de los lugares más estresantes”. No se lo recomienda a nadie.
“Soy muy optimista por México”. Es de los primeros enunciados que pronuncia Lino en nuestro encuentro. Ha sido la tónica de las entrevistas que ha dado desde que tomó la dirección de la compañía del buscador de internet más famoso en nuestro país, el pasado abril. Los retos no son pocos. Sigue siendo una empresa que vende publicidad en su buscador y YouTube, principalmente, aunque me confiesa que ese tema no es al que le dedica más tiempo. “Esos ingresos son para posibilitar los demás proyectos”. Y son esos proyectos los que lo mantienen con la agenda llena, aunque no tengan a corto plazo claramente su retorno de inversión.
Antes de salir a la bolsa (Nasdaq) los fundadores de Google, Larry Page y Sergei Brin, dieron a conocer que el modelo de negocio de Google es “el no-negocio”. Están tan dedicados al largo plazo que no le prestan atención (exageran) a los reportes trimestrales. Su objetivo es organizar la información y hacerla disponible de manera expedita, clara y ordenada para la gente.
Pero la manera en que esos anuncios llegan a alguna de las pantallas de los usuarios ha sido también una de las críticas hacia la empresa del logo colorido. La privacidad en internet se ha tenido que repensar y replantear a partir del uso de la información disponible de las personas por parte de Google para ofrecer anuncios más adecuados a los posibles consumidores.
Eso pasa cuando uno se enfrenta a terrenos inexplorados. Eso pasa con los pioneros.
Aun así, sin tener el enfoque en los reportes trimestrales, han logrado ser muy rentables. La empresa (la global) facturó 16 mil millones de dólares en el segundo trimestre de este año y está valuada en casi 400 mil millones de dólares. Factura lo que varias economías juntas. ¿Qué camino tomó Lino Cattaruzzi para llegar a la oficina con ya ocho años en México?
“Aló, AOL”
Lino es “tragaños”, como decimos por acá. A pesar de ser algo por lo que muchas personas se sentirían muy bien, para él ha sido una especie de maldición (exagero). Desde que entró a trabajar como pasante en ComSat, empresa encargada en Argentina de tender las redes para aquello nuevo llamado internet. Era terreno nuevo, no sólo para él, sino para el mundo.
Pasaba hasta 14 horas al día trabajando mientras estaba en ComSat. “Lo hacía porque me gustaba”. Tenía 26 años.
Durante ese periodo, recibe una llamada de una mujer que lo buscaba para ofrecerle otro trabajo.
—¿Para qué compañía?
—No te puedo decir.
Lino no la consideró algo serio, así que no le dio importancia. Fue hasta que el jefe de aquella chica, de una empresa importante de headhunters, le llamó y pronunció las siglas: AOL. Ahora sí tenían su atención.
Después de 13 entrevistas, se convirtió en el directivo más joven de la empresa. El negocio estaba en dar conexión a la red mundial, aún no era la hora de los buscadores. Pero en Mountain View, California, nacía un algoritmo que cambiaría la manera de buscar (encontrar) información en ese mar de unos y ceros llamado internet.
La agenda de Lino Cattaruzzi, además de tener juntas internas, reportes con sus jefes, cursos de liderazgo (muchas veces en Mountain View, California) le dedica parte de su agenda a hacer networking, conocer gente, su gente. Pero no sólo dentro de la compañía. Parte de aquel año sabático tomó un curso de marketing. Del grupo de compañeros es él mismo quien los mantiene conectados (quizá por Google Plus, la red social de Google). Sabe en qué está trabajando cada uno de ellos. No es un tema trivial para él. Ha sido parte de su éxito dentro de Google.
“Tengo una pasión muy grande por el desarrollo de carrera y el desarrollo por la gente que trabaja conmigo. Que sean exitosos. Que se fuercen a preguntarse las cosas difíciles. Seguir en tu trayectoria es fácil, pero a veces una pregunta precisa en el momento correcto hace que vos tomés conciencia en que tienes que hacer algunos cambios". Lino es quien hace esas preguntas.
Como buen ingeniero en una empresa de ingenieros, es calmo en el análisis. Sabe que ahí está la solución. Y una vez que la encuentra, o se decide por alguna, exige la ejecución con velocidad. “En este mercado y la industria la velocidad es esencial, y va de la mano de innovación y foco”.
Y para la innovación la compañía tiene la política de transparencia a tal grado que “el presidente del board, Erich Smith, todos los trimestres les presenta a los empleados lo que la compañía ha hecho y a dónde vamos”.
Esa transparencia y las herramientas para desarrollar el talento es algo que a Lino le sorprendió en un principio y ahora ha abrazado. La compañía ofrece también la facilidad de rotar en diferentes mercados donde está presente. “Estás hablando con alguien que ha estado en Google Irlanda, California, Argentina y ahora estoy en México. No soy el único”.
Innovación en la información
La compañía que ha posibilitado, entre otros, el intercambio de información abiertamente incluso en conflictos bélicos, como las revoluciones en Medio Oriente, quiere que todos tengamos acceso a esa y al resto de información en internet. Pero uno de los problemas es más básico: la conexión a la red mundial. Actualmente invierte en un sistema para llevar internet a los cerca de 6 mil millones de personas en el mundo que no tienen acceso. “A todos los habitantes del planeta”.
Se trata del proyecto Loon. Por medio de globos aerostáticos que aprovechan el viento y la luz solar, pretenden hacer una red aérea que mantenga la conectividad principalmente en regiones de África y parte de Latinoamérica. Otra idea de largo plazo es Google Glass, parte de la tendencia de “wearables”, pero que la compañía sigue considerando en beta. Entre estos proyectos también están los autos que no requieren conductor, algo que vivió de cerca durante su tiempo en Mountain View.
A pregunta expresa sobre su proyecto preferido, responde: “el buscador”. Le apasiona la manera en que encontrar y organizar información puede hacer la diferencia para la gente y las empresas. No olvida que parte de su tarea es seguir creciendo en ventas, crecer en alcance, crecer en todos los indicadores, aunque estos no se reduzcan a la parte rentable, sino a proyectos innovadores. “En la última junta de reporte ni mencionamos los objetivos de monetización”.
Sentido de pertenencia
Cuando se trata de su identidad, Lino no deja de sentir orgullo por ser argentino, por ser latinoamericano. No me lo dice, pero hay algo más que tales proyectos de Google que lo motivó a venir a México.
Lino no quería dejar Argentina. Allá tenía todo. Pero hubo algo en la parte del negocio que le retó y le emocionó. Pero esa parte es la que se guarda, pues aún no se anuncia (¿tendrá que ver con el uso de los lentes de contacto que miden la glucosa, desarrollados por Google, en el país con alto índice de diabetes?)
Lo que sí me dice es por qué le gusta México. La comida es uno de los motores principales de Lino. “Quizá cuando me retire abra un restaurante”. Es de los pocos argentinos que prueban el picante con gusto. En parte es por su apertura ante otras culturas. Mejor dicho, se nota que es capaz de abrazar a otras culturas. O por lo menos lo intenta.
Eso explica su acercamiento a la cocina de su actual esposa. A probar cosas diferentes en países lejanos de su tierra (aunque haya puesto en el menú del restaurante de comida mediterránea un bife marinado en merlot, con chimichurri. El platillo estaba en cuatro de cada 10 comandas). Lo mismo se espera de su llegada a Google México.
México, de alguna manera, quizá por la lengua, se siente más cerca de Argentina que Dublín o California. Y que sus hijos pequeños aprendan definitivamente el español como una de sus principales lenguas le mueve algo especial.
“Tengo una gran victoria, por más que le pese a mi esposa: yo hablo con mis hijos en español, mi esposa habla con mis hijos en español, cuando hablamos todos juntos siempre es en francés. Pero cuando mis hijos hablan entre ellos, hablan en español. Creo que hablas en el idioma en el que te sientes más cómodo”.
En una cama de Washington, un directivo de tecnología y su esposa conversaban.
—Tengo que extender una oferta en Argentina y tengo tres candidatos. El que yo creo que es el correcto es muy joven. Si tan sólo tuviera tres o cuatro añitos más. Si me equivoco va a ser culpa mía.
—¿Cuántas veces te has equivocado en el pasado?
—No, no muchas.
—La edad no es un factor muy importante. Si crees que es la persona, es la persona
submitted by felminem to HistoriasDeNegocios [link] [comments]


Kanojo Okarishimasu Capitulo 2/1 Sub Español 3 Rasgos Claves De Una Mujer Atractiva e Irresistible Para ... Como Gustarle a una Chica Alta Sin Crecer de Estatura Ni Ser Más Alto Mira por qué las de 40 son las más deseadas por los ... Al conocer a una mujer atractiva... Por esta razón debes salir con una mujer de caderas anchas ... Kanojo Okarishimasu Capitulo 5/1 Sub Español 13 Trucos Psicológicos para Ser Más Atractivo o Atractiva ... 13 Gestos Corporales Muy Poderosos que Enamoran y Te Hacen ...

¿Cómo Enamorar a una Mujer Divorciada? - Más Atractivo

  1. Kanojo Okarishimasu Capitulo 2/1 Sub Español
  2. 3 Rasgos Claves De Una Mujer Atractiva e Irresistible Para ...
  3. Como Gustarle a una Chica Alta Sin Crecer de Estatura Ni Ser Más Alto
  4. Mira por qué las de 40 son las más deseadas por los ...
  5. Al conocer a una mujer atractiva...
  6. Por esta razón debes salir con una mujer de caderas anchas ...
  7. Kanojo Okarishimasu Capitulo 5/1 Sub Español
  8. 13 Trucos Psicológicos para Ser Más Atractivo o Atractiva ...
  9. 13 Gestos Corporales Muy Poderosos que Enamoran y Te Hacen ...

Descubra los gestos que enamoran poderosamente a esa persona especial y potencian su atractivo para conquistarle. En el vídeo de hoy veremos los más poderoso... Al conocer a una mujer o una chica atractiva, la mayoría de los hombres no saben qué hacer y pierden el norte. ... LA ACTITUD QUE LAS MUJERES DETESTAN DE LOS HOMBRES ... CÓMO SALIR CON VARIAS ... ¿Quieres saber qué hace a las mujeres más atractivas a los ojos de los hombres? En este video te presento los principales hábitos que tienen las mujeres atra... Las mujeres siempre nos van a causar sensación y no solo porque son del sexo opuesto y es normal que nos sintamos atraídos hacia ellos sino que además pueden... Sin embargo, debido a que ella parece ser demasiado perfecta, él le escribe una calificación baja, pero luego Chizuru lo regaña por eso y revela que ella es más mala de lo que esperaba. Sin embargo, debido a que ella parece ser demasiado perfecta, él le escribe una calificación baja, pero luego Chizuru lo regaña por eso y revela que ella es más mala de lo que esperaba. Aprende cómo ser más atractivo o atractiva con los trucos psicológicos para enamorar perdidamente a esa persona especial. Para conquistar a ese hombre o muje... En lugar de usar una máscara, te invito a convertirte en ese hombre seguro de sí mismo capaz de tener lo que siempre has soñado y sin fingir ser otra persona. Hablo de ello aquí: https://youtu ... Las mujeres de más de 40 se han convertido en lo más deseado por varios hombres alrededor del mundo. Antes imaginábamos que a esa edad ellas estaban en su ca...